La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Jueves, 27 de Abril de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Nacional

Toros

Importantes faenas se vivieron en la Feria de Ambato

Miércoles, 8 de Marzo de 2017

Se entregaron ocho orejas a los lideadores. Juan Bautista Jalabert fue el ganador absoluto.



Por: Santiago Aguilar 



La fiesta de los toros vivió hace una semana un emocionante episodio a propósito de la realización de la Feria de Nuestra Señora de la Merced de Ambato, fueron dos corridas de toros en las que participaron diestros de Ecuador, España y Francia. Un total de ocho orejas se entregaron como premio a las faenas de los lidiadores entre los que destacó Juan Bautista Jalabert, quien a la postre fue declarado triunfador absoluto del breve ciclo de corridas.

 


Fue con Geniecillo, un toro de Vista Hermosa, en el que Jalabert confirmó su condición de maestro al estructurar un trasteo que rozó la perfección gracias a la colocación, los toques y sobre todo el temple que, amalgamados por la claridad de ideas permitieron que su tauromaquia fluya con facilidad en forma de largas series de muletazos sobre las dos manos hilvanadas con dominio y torería. En el primero, Juan Bautista obtuvo un premio tras cuidar las acometidas de un oponente de escasas fuerzas al que también muleteó con sapiencia.

 


El ecuatoriano Guillermo Albán logró cortar las dos orejas del segundo de su lote tras lidiarlo con intensidad tanto de capote como de muleta; en tanto que el español Ginés Marín pasó de puntillas por el ruedo ambateño, sorteó el lote de menores prestaciones del encierro, reses complicadas que impidieron el acoplamiento.

 


El matador de toros español José Garrido fue el protagonista de la segunda tarde al ejecutar una valiente y vibrante faena al sexto de la tarde, Andrajoso de la ganadería de Mirafuente, al que lidió con firmeza y entrega tanto de capote como de muleta en un trasteo medido en el que aprovechó al máximo a un toro exigente que reclamó carácter y capacidad técnica. En su primero Garrido a punto estuvo de conseguir un trofeo al poner en vereda a un toro incierto que le llegó a prender.

 


Paco Ureña también supo capear el temporal de un poco colaborador lote de toros, cortó una oreja del quinto de la tarde al que lidió con paciencia buscándole la vuelta con tesón y fe en bonitos muletazos por cada costado; el espadazo rotundo de efecto inmediato desencadenó el reconocimiento de los aficionados.

 


El compatriota Mariano Cruz Ordóñez cumplió una meritoria actuación con el par de reses que enfrentó. A su primero, toreó con cadencia de capote en aterciopeladas verónicas, con la muleta la faena no logró alzar vuelo; no obstante Cruz dibujó buenos muletazos aislados. En el cuarto, su quehacer intermitente condicionado por las pocas prestaciones del astado, tuvo gusto y buenos pasajes que le permitieron escuchar una ovación.

 


El caso es que la Feria de Nuestra señora de la Merced de Ambato cumplió las expectativas taurinas, tanto por el quehacer de los toreros, como por la lidia de algunos toros de interesante comportamiento.

 

 

 

 

 

 

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter