La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Miércoles, 26 de Abril de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Noticias de Quito

Vuelven a funcionar los relojes de La Basílica

Martes, 7 de Junio de 2011

Experto. El argentino Guillermo Mitri.

En el punto más alto de La Basílica del Voto Nacional se encuentran dos torres que coronan este antiguo monumento que comenzó a ser construido en 1883, una vez que el ascensor llega al sitio más alto, dos pisos de gradas en caracol permiten llegar hasta la parte interior del campanario donde se encuentran tres relojes que son visibles desde muchos puntos de la ciudad.

 De todas formas, sus manecillas estuvieron detenidas por algún tiempo y, desde la semana pasada, volvieron a dar la hora exacta a los capitalinos.

Guillermo Mitri, de origen argentino, fue el encargado de restaurar estos relojes después de realizar un trabajo de mucha paciencia.

Después del análisis previo, el técnico relojero supo por donde comenzar su labor pero uno de los relojes, el que da a la entrada principal, no pudo ser arreglado porque algunos de sus componentes están en muy mal estado y fue anulado.

El arreglo
La reparación tardó aproximadamente una semana y los relojes estuvieron detenidos durante un año. La falla técnica que tenían era que el reloj comando estaba fuera de tiempo respecto a la hora mundial y los divisores comandos de cada artefacto estaban detenidos.

Aunque los relojes son análogos, todos están dirigidos por un solo reloj. “La complicación fue que es un reloj digital el que comanda a dos relojes electromecánicos y esos, a su vez, comandan una caja mecánica que subdirige cada reloj”, explica Mitri.

Este trabajo en cadena debe ser realizado con mucha estrategia, porque cada una de las partes de este gran mecanismo depende de otras para su correcto funcionamiento.

“Partí de un examen diagnóstico de todo. Comencé de atrás hacia adelante y vi que ninguno funcionaba”, comenta Mitri. El reloj que no marcha todavía se debe a un desgaste producido por un mal uso. “Deduje que más o menos, a cinco años de instalada la estructura (andamio para que la gente camine sobre los relojes) fue cediendo, gastándose, arqueándose... Entonces, cuando la carga estabilizadora sube, porque se mueve con las agujas, golpea y traba el mecanismo”.

El reloj que da al parque funciona pero está desvariado en 15 a 20 grados en la posición de la aguja de la hora.

“Los tres relojes se mueven a la vez un grado, pero debido a una incorrecta instalación, el encastre de la máquina exclusiva de este reloj, donde están los engranajes del minuto y la hora, está encajado”, explica Mitri.

Esto hace que la manecilla de la hora se vea un poco debajo de donde debería estar.

El experto
Mitri aprendió la labor del relojero de forma autodidacta. Recuerda que el primer reloj que arregló fue el de su abuelo materno y le representó un gran desafío porque hasta tuvo que crear una pieza artesanalmente.

“Era un reloj de cuerda, de carga netamente mecánica con sistema pendular. Con un amigo mío de la colonia (barrio), quien sí se dedicaba al oficio, avancé más (...) El problema que tenía era que se había quebrado una aguja, la jaula de la hora estaba partida, entonces se había trabado el de la hora, que trabó el de la campana y lo paró. Luego tuve que armar, a ojo, el amortiguador de carga que permite el vaivén”.

Para él, los relojes representan un reto y se considera uno de los últimos relojeros actuales a nivel mundial.

“El diagnóstico de un reloj se consigue con observación, táctica, técnica, procedimiento y algo de paciencia. Para comenzar el trabajo se necesita bastante paciencia, coordinación y detallismo”, comenta Mitri.

Uno de sus trabajos más importantes fue arreglar el reloj de la Asamblea Legislativa de Bolivia y opina que su labor en la Basílica fue un poco más compleja. “Fue más demandante de tiempo, más dificultoso para precisar el tiempo exacto de inicio de marca de tiempo de los tres relojes. En Bolivia era uno solo, y el reloj visible tenía una caja divisoria con un sistema electromecánico similar a este, pero más sencillo”.

Datos
El CPU central, que funciona como cerebro de los seis relojes permanece bajo llaves.

Al reloj de La Basílica le hace falta un mecanismo de alimentación continua para asegurar su funcionamiento, aunque se vaya la luz.

 

Ubicación. Tres relojes se encuentran en cada torre de esta catedral gótica.

Cinco de los seis relojes de las torres ahora se encuentran con la hora exacta despu?s de un a?o de abandono.

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter