La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 30 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Pais

Disfonía y estrés, los ‘cucos’ de profesores

Viernes, 7 de Octubre de 2011

REALIDAD. Los profesores aseguraron que pasar de pie por mucho tiempo les causó várices.

La Secretaría de la Mujer de la Unión Nacional de Educadores (UNE) realizó un estudio sobre la salud ocupacional de los docentes en el país. La muestra se aplicó en las 24 provincias a 1.200 profesores. Del total, 900 son mujeres, ya que el 70% del magisterio está conformado por maestras.

De acuerdo con la investigación, los maestros padecen de enfermedades de tipo ergonómico (ambiente laboral), mental y físico. La presidenta de la UNE, Mariana Pallasco, mencionó que las afecciones principales son: disfonía (46%), várices en las piernas (36%) y enfermedades de la columna (16%).

En cuanto a las enfermedades mentales, el reporte coincide con un informe realizado por la Organización Panamericana de la Salud que elaboró un estudio similar. De ese se desprende que el 48% de docentes sufre de estrés, el 23% de depresión, de insomnio el 33%, de angustia el 35% y de dificultades de concentración el 32%.

En las enfermedades físicas, se determinó que al 40% le aqueja la gastritis, al 34% los resfríos, la hipertensión arterial al 24% y la diabetes al 16%.

Otras enfermedades

Según el estudio, otras enfermedades que sufren los docentes son afecciones renales (11%), artritis (5%), parasitosis (41%), problemas ováricos y mamarios (17%).

Carlos Sánchez, docente de una escuela fiscal del sur de Quito, aseguró que la salud de los maestros se ve deteriorada muchas veces por la falta de infraestructura física. “El ambiente inadecuado, el polvo, la falta de servicios básicos, en algunos casos, hace que seamos más susceptibles que otros trabajadores”, indicó.

Martha Cueva lleva 25 años en el magisterio. Ella dijo que tres veces ha tenido que ser intervenida porque sufría de várices. “Eso es por pasar mucho tiempo de pie frente a los estudiantes, el médico en la tercera operación me dijo que trate de no pararme, pero dar clases sentada me resulta incómodo”, señaló.

Esta mujer también aseguró que trata de salir de su problema de estrés ya que para “redondear el sueldo” antes tenía que laborar en dos instituciones.

Terminaba las clases a las 12:45, y a la 13:30 iniciaba mi otra jornada hasta las 19:00. Luego de esto iba a mi casa a realizar las tareas del hogar y hasta las 23:30 me quedaba revisando pruebas o preparando clases para el otro día”, mencionó.


El dato
El 40% de las maestras se atienden en el IESS y el 11% en centros de salud del Ministerio de Salud Pública.


Salud laboral deteriorada


De acuerdo con el médico Roberto Soriano no sólo los docentes sufren de enfermedades,ergonómicas, físicas y mentales. “Existen otras profesiones en las que, además de las afecciones antes mencionadas se incluyen otras peores como cáncer, afecciones pulmonares y más. Lo conveniente es dar un tratamiento oportuno para que estas no se compliquen y los trabajadores tengan una mejor calidad de vida”, mencionó.

 

Otras noticias de Pais

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter