La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Viernes, 26 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Salud

El glaucoma, una enfermedad silente que roba la visión

Sábado, 11 de Marzo de 2017

REVISIóN. Para diagnosticar la enfermedad se realizan exámenes que miden la presión del ojo.



Es causada por el aumento de la presión en el ojo, pero no presenta síntomas.



Si bien no hay datos del número de ecuatorianos diagnosticados con la enfermedad, se sabe que aproximadamente 67 millones de personas en el mundo tienen glaucoma y 9 millones ya han perdido la visión a causa de esta.
Estas cifras fueron proporcionadas por el oftalmólogo Carlos Luis Chacón, al iniciar la semana mundial del glaucoma, que va del 12 al 18 de marzo, y al hacer un llamado para acudir al especialista para el diagnóstico y tratamiento no solo del glaucoma sino también de otros padecimientos visuales.

 


El profesional explica que el glaucoma es una patología subdiagnosticada en el mundo entero y que es causada por el daño del nervio óptico como consecuencia del aumento de la presión en este órgano. Ese nervio es el que envía las imágenes que la persona ve hacia el cerebro, manifiesta el profesional.

 


Es muy grave

 


Esta entidad no respeta condiciones sociales, sexo, raza ni edad y es la segunda causa de ceguera irreversible en el planeta. El glaucoma es una patología crónica que puede ser genética, hereditaria o adquirida y que no da sintomatología que la pueda evidenciar, “no molesta, no arde, no pica, no produce sensación de malestar en el ojo, no tiene cura; sin embargo, hay tratamientos que ayudan a evitar una progresión mayor que evite la pérdida de la visión”, indica Chacón.

 


Hay varios tipos de glaucoma, entre los que están el congénito, que se presenta en niños recién nacidos y que casi siempre se trata con cirugía (este es hereditario); el infantil, el juvenil y el del adulto que son originados por la presión intraocular, es decir que el factor primario está dentro del ojo.

 


También hay glaucoma secundario que se presenta debido a una causa conocida como el uso sin control médico de gotas antiinflamatorias, sobre todo que tengan corticoides, enfermedades oculares, cirugías, traumas o golpes, diabetes, presión alta, que también provocan el aumento de la presión intraocular.

 


Una vez diagnosticada la enfermedad se inicia el tratamiento con gotas; si ese proceso no es tan eficiente se sugiere el procedimiento con láser para ayudar a la medicación en gotas; y el tercer escalón es el tratamiento quirúrgico, informa el especialista, quien sostiene que el objetivo es llevar al paciente a niveles de seguridad para que la enfermedad no pueda avanzar.



 

CUIDADO. El control periódico de los ojos ayuda a cuidar la salud visual.



Controles son necesarios

 


Chacón reitera que como es una entidad que no tiene sintomatología se hace “mucho más complicado diagnosticarla”, por lo que insiste en los controles periódicos para detectar a tiempo e iniciar tratamiento temprano, en caso de padecer esta u otra anomalía visual.

 


Pero, indica que es obligatorio acudir al oftalmólogo, que es el único especialista capacitado para los diagnósticos, en caso de que la persona tenga antecedentes de glaucoma en la familia. “Entonces por arriba de los 40 años se hace una obligatoriedad el chequeo de control”, insiste.

 


Así, en el control médico se debe realizar la tonometría, que es un examen para revisar la presión del ojo. También hay que efectuar una evaluación del nervio óptico, que es una parte fundamental del órgano para confirmar o descartar la presencia del glaucoma. (CM)





Frase


 

"La desgracia del glaucoma es que lo que se pierde de campo de visión ya no lo puede recuperar”.

Carlos Luis Chacón
Oftalmólogo





El daño que produce

 


El aumento de la presión en el ojo hace que el campo de la visión se vaya reduciendo desde la periferia hacia el centro, es decir de afuera hacia adentro.

 


Esta disminución es imperceptible y cuando la persona se da cuenta o existe un diagnóstico, es probable que haya perdido mucho del campo visual en la periferia. Y a pesar de que ese paciente tenga una buena visión central de lejos y de cerca con o sin lentes, la enfermedad puede estar instalada, manifiesta el oftalmólogo Carlos Luis Chacón.






Datos

 


En el mundo


Uno de cada 10 mil niños puede tener glaucoma congénito.

En el mundo hay unos 67 millones de habitantes diagnosticados con glaucoma. Se sospecha que un número parecido padecen glaucoma, pero aún lo desconocen.

Al glaucoma se lo conoce como el ladrón silencioso de la visión.









Otras noticias de Salud

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter