La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Viernes, 24 de Marzo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Opinión

Cada vez más lejos de la gente

Martes, 21 de Marzo de 2017

Alejandro A. Tagliavini
.



Alejandro A. Tagliavini



Donald Trump está desandando el camino hacia la libertad que comenzaron los primeros inmigrantes ingleses –‘pilgrim fathers’- que se establecieron en América huyendo de la persecución religiosa. En su discurso frente al Congreso prometió “renovar el espíritu de América” y devolverle su grandeza.

 


Trump volvió a atacar a la inmigración, acusándola de todos los males y, desconociendo las reglas más elementales de la economía de mercado. Dijo que “Imponiendo leyes migratorias aumentarán los salarios, ayudaremos a los desempleados, ahorraremos miles de millones de dólares y haremos seguras nuestras comunidades”.

 


Presentó a la viuda del primer soldado muerto durante su mandato, que fue recibida con un atronador aplauso que hizo recordar a los peores actos populistas de Latinoamérica. Por cierto, en momentos menos “emotivos” el padre del fallecido se negó a recibir a Trump, durante la recepción de los restos mortales, y lo había criticado por ordenar “sin motivo” el ataque en que murió su hijo.

 


Quiere aumentar el presupuesto de “defensa” en un 9,27% el año que viene. Son US$ 54.000 millones más que serían compensados con recortes en otras áreas de la Administración Pública y que superan todo el gasto militar de países como Francia o Reino Unido. EE.UU. gasta en la actualidad alrededor de US$ 600.000 millones en este rubro.

 


Aumentará la corrupción en el Departamento de Defensa, donde ya es paradigmática al punto que se han encontrado facturas de US$600 por una bombilla y de 43 millones por la construcción de una gasolinera en Afganistán. En diciembre se hizo público que el Pentágono ocultó al Congreso sobrecostos por US$ 25.000 millones al año.

 


Pero no es solo Trump. Presionados por el avance del nacionalismo, la Comisión Europea impulsa un plan para elevar el porcentaje de deportaciones, pues solo el 36% de las personas con órdenes de expulsión regresan a sus países. Mientra,s el Gobierno chino -en lugar de terminar con la atroz guerra “contra las drogas”- defendió su política de “mano dura” contra el narcotráfico después de que ejecutaran a un anciano colombiano detenido por transportar droga.

 

 

 

 


@alextagliavini

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras noticias de Opinión

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter