La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Jueves, 25 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Especiales

4 desafíos pendientes en zonas afectadas por el sismo

Lunes, 17 de Abril de 2017

EJEMPLO. La reactivación productiva de las zonas afectadas es una de las tareas pendientes, según las organizaciones humanitarias.


Desde varias organizaciones se evalúan los avances en el plan de reconstrucción. La solución no termina con la entrega de casas.

 




POR: ROGER VÉLEZ •

 

A un año del terremoto, al menos cuatro temas generan preocupación en organizaciones internacionales y de la sociedad civil: las posibles consecuencias del invierno, la cobertura de agua y saneamiento, la situación de los niños y la reactivación productiva de Manabí y Esmeraldas.


Para Grant Leaity, representante de Unicef en Ecuador, se trata de aspectos en los que falta mucho por hacer y cree que, a estas alturas, hace falta un mayor protagonismo por parte del Gobierno y del Estado.


Leaity teme que la crudeza del invierno genere una “fuerte aceleración de enfermedades transmitidas por vectores”, como el zika, el dengue y la chikunguña, y que las inundaciones también deriven en una posible contaminación entre el agua potable y las aguas
servidas.


De acuerdo con información del Ministerio Coordinador de Desarrollo Social, al 7 de abril, 930 familias compuestas por 3.608 personas continuaban en 16 albergues (uno de ellos en Muisne, Esmeraldas, y los demás en seis cantones de Manabí).


La entidad detalló que al que funciona en Portoviejo se incorporaron hace dos semanas 69 personas damnificadas por las inundaciones, provenientes del sector La Briones, cuando el invierno recrudeció en esa zona.


Las autoridades sanitarias han señalado que se mantendrán vigilantes para evitar un posible brote de epidemias, pero Leaity subraya “la importancia de acelerar los trabajos de reconstrucción”, pues también hay un número indeterminado de familias que permanecen en refugios informales.

 

 



Casas y agua


Parte de la atención a ellos ha provenido de organizaciones no gubernamentales, como Save the Children, que logró construir 1.250 viviendas temporales de caña y madera, en ocho cantones manabitas afectados; o como Techo Ecuador, que les proporcionó 204 casas a los damnificados.


En su oportunidad, voceros de estas dos entidades alertaron de que la ayuda gubernamental se estaba centrando solo en la parte urbana y no en lugares apartados de los centros poblados, donde decidieron intervenir.


Santiago Dávila, vocero de Save the Children, menciona que la infraestructura sanitaria de las comunidades resultó seriamente afectada por el terremoto y sus réplicas, al punto de que en el verano pasado se pudo evidenciar que algunas vertientes se secaron.


“Los movimientos sísmicos ocasionaron que se movieran las vertientes internas y los pozos se secaron. Entonces, las vertientes de agua están en peligro, hay que hacer nuevas excavaciones, buscar ríos…”, refiere.

 

 



Reactivación productiva


Otro asunto pendiente es la reactivación productiva. Según la Secretaría de la Reconstrucción, 121 millones de dólares se han asignado para créditos a través de la Banca Pública, y otros 86 millones para la recuperación de infraestructura e insumos.


Verónica Zambrano, gerente estratégica de Plan Internacional, acota que en este tema debe involucrarse la academia para, desde allí, investigar y definir estrategias a mediano plazo para que los damnificados puedan seguir adelante.


“Necesitamos fomentar y establecer proyectos que permitan recuperar esos medios de vida, cómo recuperar la zona turística, cómo recuperar la zona agrícola, la zona pesquera, cómo recuperar la zona artesanal”, expresa al anotar que en esto aún no se evidencian avances.

 

 

Lea todas las notas del especial: 

 

 

Pedernales: La lucha contínua desde la ‘zona cero’

 

Sus padres nunca regresaron

 

Un año y siguen en un salón de clases


 

 

 

 

 

 

 

 


 

Dávila concuerda en que “hay muchos jóvenes que terminando el colegio e incluso la universidad están sin la oportunidad de tener un trabajo fijo o un trabajo que más o menos les ayude con su vida”. A su criterio, se requiere, además, una estrategia que sea incluyente.

 



La niñez


En medio de este panorama, Zambrano sostiene que la niñez en esa zona sigue “en emergencia”, pues indica que el terremoto también permitió evidenciar problemas que ya existían, como el abuso hacia niños, siendo el incesto una práctica muy frecuente.


El año pasado, Plan Internacional puso en marcha estrategias como las ‘Fábricas de Inteligencias’ y ‘Los 6 sentidos’, con las que a 3.000 chicos se les enseñó cómo se pueden proteger y no dejar vulnerar su cuerpo.
Según cifras oficiales, en la denominada ‘zona cero’, hay casi 378.000 menores en edad escolar quienes, el 24 de abril deberán regresar a clases.


Desde hace casi un mes La Hora viene solicitando información sobre todas estas temáticas a la Secretaría de la Reconstrucción, pero hasta el cierre de esta edición la respuesta no llegó. Por varias ocasiones, desde el equipo de relaciones públicas nos dijeron que el pedido se estaba procesando, pero finalmente no fue entregado.





Cooperación internacional


La representante del Programa Mundial de Alimentos en Ecuador, Kyung-Nan Park, informó que este organismo contribuyó con 8,1 millones de dólares para la provisión de raciones alimenticias para 100.000 damnificados y la entrega de cupos a 136.000 personas durante los primeros meses de la emergencia.


Sin embargo, su intervención concluyó en diciembre y la funcionaria descartó que vaya a llegar más cooperación de este tipo, dadas las características del país. Indicó que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo solo logró obtener una parte de los 75 millones de dólares que se había propuesto recaudar hace un año para la reconstrucción.


 

 


930


familias continúan en albergues formales hasta el momento.

 




El Dato


El número de personas en albergues informales es indeterminado.