La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 30 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Intercultural

El ‘Sueño yumbo’ contado con títeres

Lunes, 8 de Mayo de 2017

PERSONAJES. Estos muñecos confeccionados a mano son los actores principales del ‘Sueño yumbo’. (Foto: Cortesía)

 

Se ha conseguido poner en diálogo las artes escénicas con las manifestaciones culturales del país.


Un proyecto de tesis que investiga la yumbada de Cotocollao, para obtener el título de Antropóloga visual de la Flacso, llevó a Gio Valdiviezo a contar historias de la fiesta, la relación con los cerros, los trajes coloridos y la participación activa de mujeres y niños en el baile, antes permitido solo para los hombres.

 


Como la yumbada de Cotocollao se aproxima, porque se realizará el 16, 17 y 18 de junio, Valdiviezo vio oportuno volver a presentar el ‘Sueño yumbo’ en formato de títeres basado en manifestaciones vivas, que cuenta las historias vividas por los danzantes, para lo que previamente realizó investigaciones y contactos con los personajes que aún bailan por tres días seguidos durante la fiesta.

 


Esta obra, que pretende acercar a la gente a la historia de la yumbada e invitarles a vivir de cerca la fiesta, se estrenó por primera vez en junio de 2016 en el barrio de Cotocollao y recorrió algunas zonas cercanas a los yumbos como Calderón, Pomasqui y el noroccidente de Pichincha. En este año se llevó a cabo la primera presentación hace pocos días en la Casa de la Cultura y el 14 de mayo será en la Perla Teatro de Cotocollao y los días 17, 18, 24 y 25 de junio en la Asociación Humbolt.

 

 

EXPERIENCIA. La música en vivo permite conocer los sonidos del pingullo y el tambor, instrumentos tradicionales de la yumbada. (Foto: Cortesía)


Trabajo validado por los personajes

 


Lo importante de esta labor con títeres es que el montaje y el guión se hizo con el apoyo de los actores. Ellos estuvieron siempre validando todo y vieron la obra antes de que sea estrenada al público, con el fin de que comprueben si lo contado estaba bien interpretado en los títeres, porque “a nosotros nos interesa reflejar fielmente lo que ellos nos quisieron contar, traducido a un lenguaje estético”, expresó Valdiviezo.

 


Un aporte muy valioso fueron los muñecos, debidamente vestidos y puestos en escena, que miden aproximadamente 20 cm de alto, elaborados de forma manual por Inés Simbaña, esposa de Pedro Pablo Morales, ya fallecido, pero que fue cabecilla de los yumbos de Cotocollao por muchos años. Por lo que ella conoce muy de cerca de la vestimenta y los adornos que lleva cada uno de los personajes.

 

 


"
Hemos logrado que se sientan satisfechos con este producto que queremos que ayude a este proceso de revitalización de la fiesta que ellos lo mantienen vivo. Deseamos ayudarles a difundir más, a generar otras plataformas que permitan acercarnos a públicos más lejanos a la realidad de las fiestas populares de origen indígena”, aseguró.

 

 

 

MANEJO. Mediante los títeres se cuenta la historia del pueblo yumbo y su realidad actual. (Foto: Cortesía).



Un mundo de sueños

 


Valdiviezo manifiesta que escogieron el formato de títeres porque la cultura yumba tiene aspectos simbólicos, mágicos y espirituales muy difíciles de representar en otras plataformas escénicas como el teatro, por ejemplo, que puede requerir de recursos complicados. “Los títeres permiten generar con más facilidad muchos personajes que se relacionan al aspecto de lo mágico, como los cerros que hablan en los sueños”.

 


La actual cabecilla de los yumbos es una mujer: Fanny Morales, quien cuenta haber recibido ese legado a través de un sueño. Esto “nos movió a otra dimensión interesante de la cultura que son estos aspectos más mágicos, más espirituales, más rituales que están todavía muy vivos y actualizados a los tiempos contemporáneos. En la yumbada de Cotocollao esta dimensión de los sueños es interesante e importante, porque mediante ellos les comunican muchas cosas”, añade Gio Valdiviezo.

 


En la obra de títeres se habla de la historia de Pastora, una mujer que lucha por convertirse en yumba y a pesar de la oposición de los mayores del grupo lo consigue, porque tiene el respaldo de su madre y de otros danzantes yumbos más jóvenes. Entonces es una historia que habla del papel importante de las mujeres, de la vida comunitaria, de las relaciones de vecindad.

 


Así, dice que la yumbada de Cotocollao es un tiempo en que se vuelven a juntar a los vecinos, se comparten momentos y alimentos en la pambamesa, analizó. (CM)

 

 

 


En escena

 


° Quince personajes suben a escena, de ellos, siete son principales que no llevan traje de yumbo porque representan a Pastora, el personaje principal, a la vecina de la tienda, al viejito de la yumbada que se opone a que una mujer forme parte del grupo porque se sale de la tradición, el joven roquero pero danzante yumbo que media en el conflicto; la mamá que apoya a Pastora para que cumpla su sueño… hasta que lo logra.

 


También hay danzantes yumbos y personajes mágicos como chivos, cerros que hablan... Todos ellos son manipulados por Javier Herrera y Gio Valdiviezo que permanecen tras escena vestidos con trajes de yumbos, pero en color negro.

 


Mientras que Javier Herrera, un danzante yumbo que lleva en esta actividad 15 años, interpreta la música de la yumbada con los instrumentos tradicionales: el pingullo y el tambor. Además se usa música de banda de pueblo y de otros artistas y grupos del sector de Cotocollao, como los hermanos Pallo que interpretan música popular, refiere Gio Valdiviezo.

 

 


EL DATO

 

60 danzantes bailan durante tres días en la yumbada de Cotocollao.

 

 



EL DATO

 

 

El 16, 17 y 18 de junio se realizará la yumbada de Cotocollao.

 

 

 

 



Otras noticias de Intercultural

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter