La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 30 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Intercultural

Escuela de la bomba recupera historia y cultura

Viernes, 12 de Mayo de 2017

APRENDER. Los estudiantes bailan con identidad al ritmo de la memoria y los conocimientos. (Foto: Cortesía)



La bomba reúne tres expresiones: la música, la danza y el instrumento. Conozca más detalles a continuación.



La memoria y la historia del pueblo afrochoteño y afroecuatoriano, que incluye música, danza, saberes, instrumentos, costumbres y que forman parte de la memoria y de la resistencia, está siendo rescatada mediante el proyecto de revitalización de la bomba en el que emprendió Edison León y del que la Escuela de Saberes de la Bomba ‘David Lara’ se ha constituido el primer paso.

 


Este establecimiento, que funciona en Carapungo, al norte de Quito, es solo una parte del proyecto enrumbado a la patrimonialización de la bomba. Este es un trabajo que se comenzó a la inversa, desde abajo, dice León, oriundo del Valle del Chota e investigador cultural. Se inició por el último, por la socialización con los pobladores y la apertura de la escuela, cuando generalmente el plan de salvaguarda se trabaja después de una declaratoria, cuando los técnicos del Instituto de Patrimonio o del Ministerio de Cultura deciden qué bienes tienen que ser patrimonializados.

 



Proyecto en construcción

 


La Escuela de Saberes de la Bomba terminó su primera etapa y en junio comenzará la segunda. La inscripción y el aprendizaje son gratuitos y las clases de danza, música, memoria e historia del pueblo afroecuatoriano se realizan los domingos con la dirección de instructores conocedores de cada área.

 


“Es una escuela diferente, no formal… no nos centramos a la enseñanza de la música, danza, construcción del instrumento… trabajamos mucho en el cuerpo, porque este es contenedor de diferentes expresiones. Ejecuta la música y la danza y es poseedor de memorias particulares y concretas”, señaló León. A partir del autoconocimiento del cuerpo se logra despertar todas esas memorias, la resistencia, la liberación que se expresan mediante la música y la danza, lo que quiere decir que los estudiantes no llegan solo a tocar un instrumento o a bailar, sino a aprender otro tipo de saberes y conocimientos. Es por todo esto que la escuela es un proyecto en construcción porque “se va desarrollando cada vez que nos juntamos”, asegura.

 


Pero también se aprende a desaprender. A través de la música y la danza se resuelven problemas, se encuentra sanación, autoreparación de toda la violencia estructural e histórica que ha venido sufriendo el pueblo afroecuatoriano.

 

 

 

EXPERIENCIA. En la escuela hay acercamiento con la bomba, el instrumento musical propio del pueblo afro. (Foto: Cortesía)



Educación diferente

 


León, quien también es el director de la escuela, informa que en el establecimiento se enseña todo lo que es la memoria del pueblo afroecuatoriano y afrochoteño; la funcionalidad que tenía la bomba en las haciendas, el papel que de-sempeñó, sobre sus ejecutores que la interpretaron y bailaron durante el proceso violento que vivieron en las haciendas como parte del proceso de concertaje (laborar para determinado propietario a cambio de un jornal. El concertaje robusteció la hacienda).

 


Además de trabajar en la danza y la música, se enseña a escribir y a leer la música de la bomba; el objetivo es ayudar a los estudiantes, muchos de ellos músicos y miembros de grupos, a escribir sus propias composiciones y a leer otro tipo de música de la bomba que ya está escrito, como alguna de las 10 partituras que fueron escritas entre los años 40-50, y que las puedan ejecutar. (CM)





Medio de comunicación y unidad

 


El baile, la música, los instrumentos, son elementos fundamentales de las expresiones culturales para sostener y mantener una cohesión social y comunitaria. “El hecho de que la gente insista en esa música, en sembrarla en nuevos territorios, hace que se generen procesos de resistencia”, aseguró Edison León.

 


Pero también es una forma de reunir a las personas, a las comunidades. Manifiesta que cuando llegaban los grupos a bailar en las comunidades, las personas se reunían a su alrededor, por eso es que cuando hay un festival toda la gente participa y “de alguna manera eso hace que la comunidad se vaya manteniendo cohesionada”. Además es una escuela intergeneracional, pues hay niños, jóvenes y adultos que aprenden el valor del respeto, todo mediante la transmisión de conocimientos de los mayores, el juego y la reflexión.





El segundo ciclo



° El primer domingo de junio inicia el segundo ciclo de aprendizaje en la Escuela de Saberes de la Bomba ‘David Lara’. La duración será de 10 meses y el objetivo es titular a los participantes para que accedan a un trabajo, que puede ser como instructor/a en colegios y escuelas, manifestó Edison León.

 

En la actualidad se trabaja con el Gobierno de Pichincha para establecer un proceso de certificación y se espera retomar conversaciones con el Ministerio de Educación, después del cambio de mando presidencial.




 


¿Quién era David Lara?

 

La Escuela de Saberes de la Bomba que funciona en Carapungo, al norte de Quito, lleva el nombre de David Lara, uno de los músicos más significativos del Valle del Chota y el que, según una leyenda, derrotó al diablo en un encuentro musical que duró tres días con sus noches.

 


José David Lara Borja nació a inicios del siglo XX en Tumbatú, Valle del Chota, y murió en 1995 y “representa a todos los músicos de la tradición”, comenta Edison León, director de la escuela.

 


La música no era su profesión. Trabajaba en las haciendas, en el trapiche y su expresión musical estaba ligada a esa cotidianidad que vivía en las haciendas. En su música expresaba toda la inconformidad, el maltrato que sufría por parte de los dueños de las haciendas.





El Dato


La escuela está en Carapungo, al norte de Quito, donde hay una población significativa de personas afrodescendientes.





TOME NOTA


Escuela de Saberes de la Bomba ‘David Lara’.


Dirección: Av. Luis Vaccari y Río Cayambe, primera etapa (Carapungo)


Teléfono: 0998045365





Aprendizaje



Requisitos


El más importante, tener el compromiso de aprender.

No es indispensable ser afro.

Pueden llegar de cualquier parte de Quito.

No necesitan instrumentos. Allí se les provee.

El curso no tiene costo.









Otras noticias de Intercultural

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter