La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Domingo, 28 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Underground

Un ‘viaje rosado’

Viernes, 12 de Mayo de 2017

SHOW. La banda en una de sus pasadas presentaciones en vivo.



Londres, EFE

 

‘Pink Floyd: Sus restos mortales’ es la primera retrospectiva que recorre, en un viaje multisensorial, los cincuenta años de historia de una de las bandas de rock más influyentes de todos los tiempos, una muestra que se abrirá mañana en el Victoria & Albert Museum (V&A) de Londres.

 


Martin Roth, director del V&A, donde la exposición podrá visitarse hasta el primero de octubre, afirmó ayer que Pink Floyd es una banda “impresionante” que ha sido capaz de crear una música “extraordinaria” durante cinco décadas, además de ser “pionera” en unir su particular estilo “musical y visual”.

 


Algo que, según Roth, demostraron “desde sus primeras actuaciones al comienzo de los años sesenta en las que utilizaban luces experimentales, hasta sus espectaculares shows en estadios de fútbol, pasando por las icónicas portadas de sus álbumes”.

 


La exposición marca el cincuenta aniversario del primer álbum del grupo, ‘The Piper At The Gates of Dawn’ (1967) y de su primer sencillo, ‘Arnold Layne’, los comienzos de una banda que se tornaría en un icono cultural del siglo XX.

 


A través de portadas de sus discos, letras de canciones, vídeos, recortes de periódicos, piezas de música, obras de arte, instrumentos, fotos, y hasta un total de 350 objetos (algunos de ellos inéditos hasta la fecha) la recopilación permite al público sumergirse en el “exclusivo” mundo de Pink Floyd.

 

Una recreación de la furgoneta que utilizó la agrupación británica para sus primeros conciertos inicia la muestra, en la que, a lo largo de más de una decena de salas, la música y un ambiente psicodélico juegan un papel fundamental en la reproducción deluniverso de la banda.

 


Syd Barret (1946-2006), Nick Mason, Roger Waters y Richard Wright (1943-2008) se convirtieron en 1964 en Pink Floyd, nombre que escogieron como tributo a dos músicos de blues: Pink Anderson y Floyd Council.

 


En sus comienzos, donde empezaron a destacar entre el ‘underground’ londinense, se inspiraron para sus letras en clásicos de la literatura infantil; precisamente el nombre de su primer álbum era el de un capítulo del libro “El viento en los sauces” (1908), de Kenneth Grahame.

 


Cartas originales que Barrett mandaba a su novia así como dibujos de la época en la que Waters, Mason y Wright eran estudiantes de arquitectura en la Regent Street Polytenchnic (hoy la Universidad de Westminster) rememoran estos orígenes en la exposición.

 


La muestra descubre las mayores y más ambiciosas giras de los años ochenta y principios de los noventa las protagonizaron Pink Floyd, pioneros en la innovación en la logística y diseño sobre los escenarios, algo que puede apreciarse en la muestra a través de numerosas recreaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras noticias de Underground

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter