La Hora :: Ecuador :: Noticias Nacionales e Internacionales

Martes, 30 de Mayo de 2017

Ediciones Anteriores

Ingrese Aqui

Regionales:

Intercultural

El Diablo Huma, un personaje majestuoso, lleno de vigor y colorido

Martes, 16 de Mayo de 2017

DANZA. La identidad del Aya Huma es su baile, un zapateo que se hace en tres tiempos. (Foto: Cortesía Franklin Iza)



La máscara de dos caras hace que nunca dé la espalda a la divinidad a la que se dirige.



TUNGURAHUA, LA HORA 



Dentro del pensamiento Andino el Inti Raymi se trata de una jornada de máxima energía, de una fiesta en la que se celebra la conexión con los elementos de la vida.

 


Ese festejo al Sol o Inti Raymi que se lleva a cabo en junio en toda la región Andina está comandado por un personaje majestuoso, lleno de vigor y colorido, se trata del Aya Huma o Diablo Huma.

 


Se dice que quienes lo interpretan pueden entrar en un acontecimiento, entonces el respeto y el conocimiento de lo que su actividad representa en las fiestas del solsticio es necesaria, según Rafael Chiliquinga, investigador de la cultura salasaca.

 


El traje de Aya Huma en la actualidad cubre su cuerpo y sobresale el zamarro y la máscara que tiene dos caras. Rafael cree que se ha olvidado el verdadero significado del Aya Huma, utilizado hoy en día solo como un disfraz.

 


El sentido de este ser, según Chiliquinga, radica en el origen energético que guía, es así que en las conmemoraciones andinas el personaje danza realizando fuertes zapateadas en movimientos circulares.

 


La máscara de dos caras hace que nunca dé la espalda a la divinidad a la que se dirige, además de la dualidad Andina: presente-pasado, norte-sur, día-noche.



El espíritu que guía



Aya se traduce como espíritu y huma significa cabeza, por ello, este es un ser que guía, un orientador, no solo de la fiesta sino de la vida.

 


Fernando Pinto, integrante del grupo raíces de Tungurahua, explica que el Diablo Huma es la representación de la espiritualidad Andina.

 


La cosmovisión de los pueblos andinos refiere que todos los seres están compuestos de energía y ante la necesidad de personificar esa fuerza surgió un ser en cuyas características se reflejan en el poder de la naturaleza.

 

 

 

 

 

 

 

 

COLOR. Las máscaras siempre tienen dos caras.



La unidad en la diversidad

 


Lo que más llama la atención del Aya Huma es su máscara, compuesta por varios colores.

 


En esta confluyen las tonalidades del arco iris, cuyo significado es la unidad en la diversidad, es decir, el mundo está compuesto de seres diferentes, cada uno con una particularidad, aquello produce una riqueza cultural enorme, pero su valor se encuentra en la unidad, en la habilidad de crear en conjunto.

 


“Sobre la cabeza, el Aya Huma lleva una corona que representa a la Sara ñusta, es decir, a la flor del maíz en su máximo esplendor. Recordemos que en junio se celebra la maduración de la Pachamama y todo su potencial creador”, comenta Pinto.

 


Se dice que en el proceso de sincretismo, esas flores fueron interpretadas como cuernos, de ahí que se empieza a llamar a estos personajes como diablos humas, aun cuando su presencia no tiene relación con lo diabólico.

 


La máscara tiene dos caras, que se interpretan como la dualidad, pero sobre todo se asocian con la concepción del tiempo y de la construcción histórica en los Andes.

 


“La palabra ñaupa significa en kichwa antepasado y su comprensión va más allá de aquella persona que nos antecedió, se trata de la forma de construir el presente aprendiendo del pasado, por eso el Aya Huma mira hacia atrás, se enriquece de esa sabiduría y luego mira hacia adelante”, afirma Fernando. (DA)






Más características

 


El Diablo Huma también tiene cuatro especies de orejas: al frente, atrás y a los dos costados de la máscara, que representan los cuatro puntos del planeta, los cuatro direcciones, los cuatro elementos indispensables para la vida y a los que se les rinde homenaje en cada fiesta: agua, aire, fuego y tierra.

 


El resto de la indumentaria ha evolucionado con el paso del tiempo, pero otra señal de la identidad del Aya Huma es su baile, un zapateo que se hace en tres tiempos y que es una forma de conectarse con la trinidad que forma el Sol, la Tierra y la Luna.

 


La danza de este espíritu es vigorosa y magnética, es imposible no sentir que las piernas se mueven al son de las flautas y los tambores.





El dato


Aya se traduce como espíritu y huma significa cabeza.









Otras noticias de Intercultural

Visítanos también en:
Visita La Hora en FaceBook
Visita La Hora en Twitter