Gobernar sin sombras

JUL, 15, 2018 | 00:20 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco


Bastaron cinco meses después de la salida de Correa de la Presidencia, tras 10 años en el poder, para desatar agrias disputas con su exvicepresidente y sucesor, fracturando  todo lo que quedaba en el camino. Moreno tenía claro que debía romper con Correa para generar una capacidad de gobierno propia, sin estar obligado a consultar o rendir cuentas  al expresidente y a la estructura de poder que este dejó montada.

Para muchos, la estrategia de Moreno para sacar del camino  a Correa –su padrino –  fue un  parricidio político. Hay explicaciones. Su identidad y autoridad como presidente no pueden constituirse plenamente si vive bajo la sombra de Correa, como el gran padre de la Revolución Ciudadana y el caudillo del Ecuador.

Moreno conocía que la debilidad de Correa era su adicción al poder y  lealtad total a su persona y legado. El desafío era sacar del horizonte político a Correa y gobernar sin su sombra, como el líder irremplazable dentro de Alianza País y la Revolución Ciudadana.

Por ello, la consulta popular fue hábil y riesgosa jugada. Los ecuatorianos  dijeron no a la reelección indefinida, impidiendo  al ex, la posibilidad de  volver al poder en las elecciones del 2021. Haber incluido esa pregunta entre las siete, mostró que  para Moreno era prioritario cerrar de modo definitivo el ciclo político del correato.

Apenas ubicado en su ático como trinchera, Correa inició  la oposición a través de las redes sociales. Muy activo, sus trinos son diarios y opina en tiempo real, a pesar de la diferencia horaria con Bélgica. Moreno le sigue el juego pero con menos intensidad.

Trece meses de gestión de Moreno y   abundantes  explicaciones de la separación de poderes, Rafael Correa, expresidente de Ecuador, tiene  orden de prisión. Es el sexto expresidente desde el retorno a la democracia que tiene boleta de captura en su contra. Desde junio, la justicia lo vincula por  intento de secuestro de Fernando Balda, exsimpatizante convertido en enemigo político.

Según la Fiscalía,  Correa podría ser “autor mediato porque era el presidente de la república y jefe directo del director de la Senain. Correa rechazó los cargos en su contra. Negó tener conocimiento del intento de secuestro y adujo ser  blanco de una estrategia de lawfare (uso de la justicia como herramienta de persecución política).

Quizá, después de todo, Moreno decida no enterrar a Correa, sino usarlo a él y a su legado para su propia conveniencia.
 

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Los desmemoriados

00:15 | | En varias instancias  y organismos se siguen procesos investigativos por la muerte del General Gabela e irregularidades de todo tipo cometidas en la década pasada.

Legislación indigenista

00:10 | | Es menester hacer la diferencia entre derecho indígena y derecho indiano.

Artes y talento

00:05 | | En artes, como en ciencia, se requieren ciertas características, digamos destrezas que son dones con los que no todos nacen.

GALERIA DE VIDEOS