Hotel Voyeur

FEB, 16, 2019 | 00:10 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

¿A qué se atrevería un periodista por contar una buena historia? La ambición de quienes se dedican a escribir sobre los otros no se mide en dólares, si no en lo fantástico o increíble que puedan resultar los hechos. Los más grandes periodistas han caído en el juego. Al final, más allá de las fuentes bibliográficas, tienen que decidir si confiar o no en la palabra de los protagonistas. 

Una situación así fue la que llevó al gran Gay Talese a no publicar una de sus minuciosas crónicas. El periodista y escritor estadounidense hizo un trato con una de sus fuentes más controversiales: Gerald Foos, propietario de un motel en Denver. Foos había colocado en los techos unos pasadizos secretos que llegaban hasta unos rincones desde donde espiaba durante noches enteras a los huéspedes. 

En las noches, daba paseos por el falso techo. registraba en sus diarios todo lo que analizó de los encuentros sexuales de sus clientes durante treinta años (1966-1990). Cuando acabó estas memorias, consciente de que se podía meter en un gran lío, se puso en contacto con Talese y lo invitó a pasar tres días en su motel.

Talese esperó 36 años para que los delitos prescribieran y vendió el artículo en exclusiva al New Yorker y el manuscrito del libro a la editorial Grove Atlantic. “Yo cuento la verdad y tú convives con ella, ese es el trato”, acordaron. Pero toda esa verdad se derrumbó en 2016, una semana antes de hacer pública obra de no-ficción: ‘El motel del voyeur’. The Washington Post encontró inconsistencias en algunos datos. Talese se sintió defraudado, engañado y decidió no sacar a la luz su obra.

El documental ‘Voyeur’, disponible en Netflix, da cuenta del paradójico final de esta historia y del momento de pánico que vivió esta estrella del periodismo narrativo.


salvataje@yahoo.com

COMENTA CON EL AUTOR

salvataje@yahoo.com

Más Noticias De Opinión

Caminar al margen de la historia

00:15 | | Sin que la Función Judicial en su conjunto no  cumpla con el papel que le corresponde, nuestra democracia seguirá en el abismo en el que está.

Se acaba la paciencia

00:10 | | El FMI acaba de otorgar a Ecuador un préstamo de 4.200 millones mientras que la Unión Europea ya estipuló entregarnos un financiamiento de 51 millones de dólares, no reembolsables, para dos provincias de la Costa.

Adiós Unasur

00:05 | | Los gobiernos progresistas, que algunos los denominan del socialismo del siglo XXI o simplemente populistas para trascender sus odios ideológico-políticos a todo cuanto huela a izquierda, con Hugo Chávez de Venezuela.