Corrupción y candidatos

FEB, 17, 2019 | 00:12 - Por SARA SERRANO ALBUJA

Sara Serrano Albuja

El ‘Kraken’ de la corrupción del anterior régimen y la pasividad del morenismo siguen destruyendo a Argos. Si los candidatos a los gobiernos locales quieren combatir la corrupción, deberían sentarse a dialogar con los ciudadanos y la academia no cooptada, esa que produce pensamiento crítico y deliberante aun habiendo sido desplazada.  La academia puede ser cómplice de la corrupción. ¿Convocaron las universidades con agendas democráticas, deliberativas y horizontales a los colectivos que denunciaron los atracos de Tababela y otros? ¿A qué se redujo el rol del docente universitario, acaso a timbrar, a cumplir con las matrices totalitarias? 

La prevención es mentalidad que se adelanta, es visionaria y propositiva, puede hacer bosquejos sociopolíticos, pone primero y en debate los temas sensibles y evalúa interdisciplinariamente la realidad junto a la ciudadanía en aras del bien común. Ahora, se llama a los candidatos a que digan sus propuestas en los predios universitarios; es loable, pero más efectivo será que la academia recobre urgentemente su autonomía y pluralismo y se abra. 

La Contraloría, que destapó la corrupción del IESS y de otras instituciones, tendría menos calvarios si las universidades y la opinión pública no hubiesen tenido mordazas. La Contraloría y los organismos de control están en deuda con Quito con respecto al Metro y otras megaobras. ¿Se van a seguir destruyendo la arqueología y el patrimonio de Quito mientras se hacen reuniones y aplausos para cooptar votos? 

Patrimonio es cultura, identidad, economía y en Quito es herida y deuda. ¿Qué hicieron las universidades para evitar la debacle? ¿A quién le importa la capilla donde están los restos de Eugenio Espejo? Los gobiernos local y central deben respetar y no cooptar a la academia. 

saraserranoalb2@yahoo.com

COMENTA CON EL AUTOR

saraserranoalb2@yahoo.com

Más Noticias De Opinión

¿Es enriquecedora esa ‘cultura’?

00:15 | | Algo no va por buen camino. En casi ningún espacio público, incluidos medios de transporte, escuelas, clínicas y hospitales, restaurantes, centros de trabajo, plazas y parques deja de estar un celular en manos de personas de todas las edades, en particular de niños y adolescentes.

Adaptarse o morir

00:10 | | Como catedrático de periodismo enfrento una realidad que estremece: la falta de curiosidad que demuestran mis estudiantes y colegas.

Renovar la educación

00:05 | | Por tercera semana consecutiva toco en esta columna el tema de la educación, insisto en un aspecto de su renovación, el cual, aunque parezca paradójico, estriba en el rescate de aspectos constitutivos de nuestra tradición nacional.