Al Cairo con la libertad

MAR, 16, 2019 | 00:10 - Por CARLOS FREILE

Carlos Freile

En 1895 los llamados liberales radicales nos impusieron a los católicos ecuatorianos a sangre y fuego el estado laico, para ello se beneficiaron de la ayuda económica y militar de varios gobiernos extranjeros. Hubo persecuciones, asesinatos, destierros, expropiaciones de bienes, torturas, fusilamientos ilegales para imponer una visión del mundo que la inmensa mayoría de compatriotas no compartía. Pero se lo hizo en nombre de la libertad y de “las luces”. 

Poco tiempo después, se implantó la ley que impide a los padres de familia educar a sus hijos de acuerdo a sus propias convicciones; impedimento lesivo a los más básicos derechos de la persona humana. ¿La justificación? La misma: la libertad y “las luces”. 

Poco a poco la sociedad ecuatoriana ha sido cambiada desde las raíces, con la fuerza omnipotente del Estado, sin posibilidad alguna de defensa, como en cualquier sistema totalitario, y los liberales tan contentos, sin darse cuenta (¿?) de sus elementales contradicciones.

Hoy día, fieles a su vocación impositiva y tiránica los herederos de ese liberalismo de labios para afuera se han volcado a tratar de imponer otra limitación de la libertad, que toca de muy cerca a la esencia misma de la persona humana, pues se trata de la “libertad de conciencia” tan defendida por ellos en todos los tonos y circunstancias, cuando les conviene. 

Una cadena de boticas se niega a vender “la píldora del día después” por considerarla abortiva, en consecuencia contraria a sus convicciones. Sus directivos lo hacen en uso de sus derechos como ciudadanos, sobre todo el de “objeción de conciencia”; pero no, las autoridades quieren imponer esa venta. Lo trágico y cómico del asunto es que existen centenares de otras boticas que sí venden la dichosa píldora. 

La persona que la busca la puede comprar en otras partes, sin problema; pero el asunto es caer con el peso de la ley (todavía no vigente por lo que sabemos) sobre quienes tienen la valentía de defender sus convicciones contra tiranos de todo pelaje. Ya impondrán la ley en nombre de la libertad y “las luces”.


cfreile@usfq.edu.ec
 

COMENTA CON EL AUTOR

cfreile@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS