Un Estado fallido

MAY, 26, 2019 | 00:40 - Por La Hora Diario

El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible. O sea que a las penurias de los venezolanos, incluidos apagones y escasez de bienes básicos como medicinas y alimentos se suma la falta de combustible.

Mientras la dictadura sigue enviando petróleo, gasolina y diesel a Cuba, el país bolivariano se encuentra paralizado por la escasez: no hay clases, distribución de alimentos, ni transporte público; tampoco los bancos tienen dinero en efectivo y mucha gente deben hurgar a diario en la basura para encontrar algo de comer.

Que un huevo en Venezuela cueste lo mismo que 93,3 millones de litros de gasolina es algo muy difícil de creer. En la otrora potencia petrolera, la hiperinflación hace que el combustible sea practicamente regalado. Un huevo en el supermercado se paga a 933 bolívares, pero en la estación de servicio un litro de gasolina cuesta 0,00001 bolívares. 

Mientras, ni Maduro ni el líder opositor Juan Guaidó están en tónica pacifista. Ambos han incitado al pueblo a defenderse  del Gobierno, incluso por la vía armada. La diferencia es que Maduro descansa tranquilamente  sobre un nido de alacranes que lo pueden picar en cualquier momento.

Venezuela, un país que llegó a ser ejemplo de democracia, hoy es un Estado fallido y, por lo tanto, el mayor peligro para toda la región. Algo hay que hacer y pronto.


Desde los tiempos de Adán, los necios están en mayoría”. Casimir Delavigne  Poeta y dramaturgo francés (1793-1843)

No es necio el que hace la necedad, sino el que, hecha, no la sabe encubrir”. Baltasar Gracián Escritor español (1601-1658)
 

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS