Proyecto de ciudad

JUL, 15, 2018 | 00:10 - Por CESAR ULLOA TAPIA

César Ulloa Tapia

¿Qué ciudad queremos? A esta pregunta le suceden un conjunto de problemas que resolver y aspiraciones que cumplir. En lo primero, habría que evaluar si entre quienes vivimos en Quito hay un sentido de pertenencia como elemento constitutivo de nuestra identidad local. Y eso supone, además, conocer si   efectivamente la ciudad es parte de nuestro proyecto de vida, en donde se satisfacen necesidades desde las más básicas, hasta objetivos extraordinarios que se proyectan en las generaciones futuras.

Esta situación es de doble vía, porque significa dimensionar qué hacen las instituciones y cómo lo hacen, pero también qué hacemos los ciudadanos para que tenga éxito un proyecto de ciudad a largo plazo.

La construcción de una ciudad como proyecto de vida, si bien pasa por un tema ideal, sin embargo implica voluntad política, ciudadanía activa, recursos, talentos y alianzas de diversas modalidades. Lo primero se traduce en un conjunto de acuerdos desde los cimientos de la pluralidad ideológica, pues ninguna ciudad debe ser el plan de un solo partido, movimiento o colectivo político, por lo tanto se requiere grandes dosis de generosidad, desprendimiento y pragmatismo. Lo segundo demanda el empoderamiento de las distintas generaciones de sus deberes y derechos en una lógica de progresividad y rendición de cuentas.

En cuanto a los recursos y a los talentos es indispensable potenciar las ventajas comparativas, es decir las inmensas bondades que Quito tiene sin que el ser humano haya intervenido en nada, en su naturaleza, el clima y su posición estratégica como mitad del mundo, mientras que las ventajas competitivas exigen el entrenamiento de sus representantes en la inserción a un mundo global, en donde las acciones y alegorías parroquiales no caben.

La ciudad debe proyectarse a lo global, en términos de glocalidad. Las alianzas no son sino las capacidades de provocar diálogos que aterricen en acciones concretas y sostenidas entre los sectores público y privado, la universidad y la sociedad, unas generaciones con otras, en una propuesta de inclusividad, respeto, igualdades y democracia.

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

16 de octubre de 1988

| Muchas fechas se han impreso en las epístolas de la humanidad, para que las recordemos como un acontecimiento que ha cambiado el curso de la historia de las sociedades y ha marcado la vida de sus integrantes.

11 años junto a usted

| El 18 de octubre de 2007, diario La Hora Cotopaxi circuló por primera vez con su edición en la provincia.

‘Bomba’ a punto de estallar

00:20 | | La decisión del gobierno correísta de dar asilo a Julian Assange en la Embajada en Londres tuvo un error básico de cálculo: no valoró nunca, ni siquiera imaginó,  su controvertida, conflictiva, anómala y hasta patológica conducta.

De venganzas y devengantes

00:15 | | La formación continua forma parte de la vida de los médicos. La propia naturaleza de la profesión, los adelantos tecnológicos o científicos, hacen imprescindible optar por una especialidad.

Somos más de 17 millones

00:10 | | En China, hasta hace muy poco, se penalizaba cuando una pareja tenía más de un niño.

Réplica

00:05 | | Ante el tergiversados, infundado, malintencionado y descontextualizado comentario (‘Pobres médicos’, 11 de octubre de 2018) de autoría de Pablo Izquierdo Pinos.

GALERIA DE VIDEOS