Delincuencia

SEP, 18, 2018 | - Por PATRICIO CÓRDOVA CEPEDA

PATRICIO CÓRDOVA CEPEDA

Ciertas autoridades, tratando de tapar el sol con un dedo, manifestaron en su momento que el tema de la delincuencia en Cotopaxi, en particular en Latacunga, es un asunto solamente de percepción y que las cifras no revelan un incremento de la delincuencia. Con seguridad para ello se basaron en datos equivocados, manipulados, interesados o con exclusividad en denuncias formales ante la Fiscalía, cuando de hecho muchos latacungueños y cotopaxenses no comunican lo ocurrido, por falta de tiempo, desconfianza o cualquier otra justificación.

No pretendo apresuramientos en el análisis de esta lamentable situación, que se va convirtiendo en una de las mayores preocupaciones ciudadanas, lo cual amerita acciones responsables, urgentes, con verdadero liderazgo, sin discursos vacíos sino más bien con la energía suficiente para encabezar una acción interinstitucional eficiente y eficaz, que produzca resultados positivos y motive a la población a confiar en sus autoridades.
La inmensa mayoría somos gente honesta, que amamos la paz, el trabajo, que iniciamos el día con esperanza y en la noche nos dedicamos a descansar con la conciencia de haber puesto todo el esfuerzo para el bienestar familiar y social, con dignidad y decencia.

La presencia de una cárcel pública enorme, con una población penitenciaria superior a los cinco mil presos, venidos de todas partes, extraños a este medio, porque ni siquiera manejamos la suerte de nuestros propios infractores sino que vaya usted a saber de dónde son o de dónde provienen, le pasa factura a una hidalga ciudad, otrora pacífica. Quienes permitieron que se la ubique en Latacunga, por acción u omisión, obligados, sumisos o desatendidos,  no podrán dormir tranquilos el resto de sus vidas.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA