Fin a privilegios

ENE, 22, 2019 | 00:05 - Por RODRIGO SANTILLAN PERALBO

Rodrigo Santillábn Peralbo

La persona ungida de asambleísta tiene elevadas misiones que cumplir desde el Parlamento Nacional: servir al país y su pueblo con legislación ágil y oportuna, y con la más enérgica y eficiente fiscalización de las demás funciones del Estado y sus responsables; es decir desde el Presidente de la República para abajo; de allí que un asambleísta, antes de que sea elegido debe probar que posee la más alta preparación en cuanto conocimientos, junto a una vida colmada de honestidad, decencia y dignidad. 

Claro, cualquiera puede aspirar a ser Presidente, Vicepresidente, asambleísta, alcalde, prefecto, concejal o consejero, pero la experiencia demuestra que el pueblo no siempre elige a los mejores y las equivocaciones producen desencantos, corrupciones, mayores desigualdades y constante subdesarrollo.

Partidos y movimientos políticos son responsables de las personas que escogen en calidad de candidatos. Con el afán de obtener la mayor cantidad de votos suelen elaborar sus listas con personajillos de la farándula, cantantes, deportistas, bailarinas, futbolistas.  Los resultados pueden ser desastrosos cuando se descubren sus bajezas morales que solicitan y reciben “diezmos”, cuando hacen gala hasta de sus ignorancias, o si sólo sirven para levantar la mano, calentar asientos y cobrar sueldos junto a otros privilegios. ¿Dónde están los aportes significativos de muchos asambleístas actuales? ¿Dónde los asambleístas de fuste? ¿Acaso es ético heredar cargos?

La Asamblea Nacional no goza de simpatías, pero quienes la integran se bañan en privilegios, grandes sueldos, viáticos para viajes innecesarios, asesores, secretarias, mensajeros y otros beneficios negados a los ciudadanos comunes. Se debería limitar el número de asambleístas y poner fin a sus privilegios.


rodsantillanp@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

rsantillan@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Capitanías o Capellanías

| La cultura de los pueblos merece la atención principal de sus habitantes, pues ésta genera el dínamo de su identidad.

La Corte nos debe una

00:15 | | La Corte Constitucional de Ecuador negó dos solicitudes diferentes para que los proyectos mineros en el sur del país dependan de la aprobación ciudadana.

Nuestra ética desnuda

00:10 | | El lunes 16 de septiembre, Ecuador supo que los datos de más de 20 millones de sus ciudadanos, algunos ya fallecidos, han estado en manos de una empresa privada, en un servidor inseguro, ubicado en Miami. 

Dominio total

00:05 | | Los ciudadanos en la mayoría de países del mundo gozaban de relativa libertad y privacidad en sus vidas, el asunto cambió radicalmente con la aparición de la red de conexión mundial.