Y si perdemos Hong Kong

AGO, 23, 2019 | 00:10 - Por Alejandro A. Tagliavini

Alejandro A. Tagliavini

La crisis de Hong Kong continúa imparable, incluso después de que la jefa del gobierno local dijera que la manifestación del domingo 18 de agosto, que se caracterizó por la ausencia de incidentes violentos, puede ser “el comienzo para que regrese a la paz”.

Pekín, que le teme a un Hong Kong demasiado “díscolo” que sirva de ejemplo a los ciudadanos de China continental, ha utilizado todas las tácticas posibles: brutalidad policial, envío de tropas a la ciudad fronteriza de Shenzhen para amedrentar, alusión a la masacre de Tiananmen y demás. 

Facebook dice que China utilizó sus servicios para desacreditar a los manifestantes y Twitter suspendió 986 cuentas que “están coordinadas en el marco de una operación respaldada por el Estado” chino. Siempre juegan con el miedo para amedrentar y superar el miedo ya es un principio importante.
 
A diferencia de Macao, Hong Kong mantiene cierto nivel de libertad porque todavía tiene poder real. Li Ka-shing, de 91 años, el personaje más rico de Hong Kong cuya fortuna -según Forbes- ronda los 27.000 millones de dólares, publicó varios anuncios en la prensa local en los que pedía que se “detuviera la violencia y el enfado en nombre del amor”. 

Si la economía sigue cayendo como en el segundo trimestre, cuando registró una contracción del 0,3%, Hong Kong perderá influencia. Los altercados han provocado un retroceso en la afluencia de turistas, en especial chinos continentales, cuyas compras se han reducido entre 30 y 50%.

En 1997, el PIB de Hong Kong representaba una quinta parte de todo el que acumulaba el país asiático, pero ahora no pasa del 3%. De cualquier modo, constituye la puerta de entrada de la mayoría de las inversiones foráneas directas que recibe China -71,5% en 2018- y aquí reside su fuerza.

Los problemas de la libertad exclusivamente se solucionan con más libertad, en lugar de estas manifestaciones masivas que podrían resultar contraproducentes al provocar la represión de Pekín, los ciudadanos deberían buscar el modo de fortalecer su poder económico y, así, afianzar e, incluso, aumentar su libertad. 

Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California


@alextagliavini

COMENTA CON EL AUTOR

webmaster@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

El valor de la mujer embarazada que trabaja

| Y te diste cuenta pronto, que el trabajar era una necesidad para sobrevivir y una obligación para con los tuyos y, decidiste hacerlo en una sociedad que obstaculiza expresamente y disuade implícitamente por el hecho de ser mujer.

En Bolivia se exige transparencia

| La concepción de Democracia tiene que cambiar en nuestros países latinoamericanos. La alternancia es lo más sensato y lo más parecido a los sistemas reales de participación ciudadana.

Principio y temario para un diálogo

00:15 | | La palabra diálogo está en boga en el ambiente político nacional y se entiende como la única fórmula de encontrar caminos para la solución de los problemas que nos aquejan como sociedad.

Paz

00:10 | | En 1998, dos líderes del Medio Oriente firmaron un acuerdo de paz. Arafat y Netanyahu vieron en el cese de hostilidades la mejor forma de progreso para sus pueblos. Son ya 21 años y aún no existe paz en esos territorios.

El FMI nunca debió haber existido

00:05 | | Hace unos días se produjo  la asamblea del FMI y el BM. Dieron a conocer el informe sobre las ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, ajustando a la baja la tasa de crecimiento global dejándola en 3% para 2019 y 3,4% para 2020 y, por cierto, nunca aciertan.