Milagro…

SEP, 21, 2019 | 00:05 - Por ROQUE RIVAS ZAMBRANO

Roque Rivas Zambrano

Jesús mide un metro noventa. Se acomoda, encorvado, en su Chevrolet Beat, el auto que le permite reunir el dinero para mantener a su familia en Ecuador. Mientras conduce, abre la galería de fotos en su celular para mostrarme un milagro: su hija. “Ella fue planificada”, me dice, mientras la emoción se apodera de sus palabras y el pecho se le agranda de orgullo.

La pequeña, que cumplió nueve meses, viste de color salmón, luce radiante, tiene rizos y custodia un pastel de chocolate. Sesenta días atrás, la misma bebé sonriente de la imagen estaba en la incubadora, imaginando que navegaba en el vientre de su mamá, mientras todos sus órganos maduraban. 

“No tenía uñas, ni tetillas”, explica Jesús riendo, al recordar el primer encuentro con su primogénita que, debido a un embarazo de alto riesgo, llegó apresuradamente al mundo. La clasificaron como “prematura extrema”. Los riesgos de esta condición son múltiples y aterradores. 

Los médicos vaticinaron problemas con el desarrollo de la visión, de posibles derrames cerebrales, insuficiencias respiratorias, cardiacas, infecciones, traumatismos y hasta muerte. Según la OMS, las complicaciones relacionadas con la prematuridad son la principal causa de defunción en los niños menores de cinco años. Pero Jesús nunca perdió la fe.  Había esperado tanto por su niña, que nada podía salir mal. En el pasado, cuando lo intentó por cuatro años, no logró ser papá. Probó tratamientos en su natal Venezuela pero no obtuvo los resultados esperados. 

En un país lejano, volvió a  probar con más suerte.  No fue fácil (nada lo es para los migrantes). Tuvo que dejar su negocio de comida, para dedicarse más tiempo a cuidar de su pareja. Hoy, pese a lo difícil de la situación, es feliz con el milagro: su hija, prematura extrema, sana y completa. 


salvataje@yahoo.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

salvataje@yahoo.com

Más Noticias De Opinión

Te pego por tu bien

| Es lo que Miguel dijo a Sara cada vez que la golpeó, por la camisa mal planchada, la sopa muy salada, la falda muy alta, la palabra impertinente. Es lo que Susana dijo a su hijo Mateo, cuando le hizo firmar el 5/10, cuando jugando fútbol rompió la ventana del vecino, cuando él seguía saltando y ella estaba muy cansada.

Y después qué?

| Nuestro país acaba de pasar una de sus peores crisis, y si bien los enfrentamientos en las calles y en las vías se supone ya pasaron, ahora resulta que las discusiones se trasladaron a las redes sociales, al vecindario, a la tienda y a cualquier espacio en donde se dan acaloradas discusiones entre  quienes están en acuerdo y desacuerdo.

¿Resistencia?

| Lo menos que se puede expresar respecto al art. 98 de la Constitución que textualmente dice: “Los individuos y los colectivos podrán ejercer el derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones del poder público o de las personas naturales o jurídicas no estatales, que vulneren o puedan vulnerar sus derechos constitucionales, y demandar el reconocimiento de nuevos derechos”, es que se trata de un enunciado polémico, por una falta de entendimiento del término “resistir”.

¿Quiénes son los buenos y los malos?

00:15 | | El golpe de Estado que se planeó con tanta anticipación fue abortado, al cabo de días intensos y costosos desde todo punto de vista.

La conducta humana

00:10 | | Cada persona tiene una manera de comportarse en las diversas etapas de su vida, me refiero a la forma de como las personas reaccionan frente a los estímulos que reciben y a las relaciones que establecen con su entorno.

Ecuador al desnudo…

00:05 | | Moreno heredó de su “examigo” y binomio, un país quebrado, con alto índice de endeudamiento y corrupción sin parangón en la historia, fruto de las fechorías de Correa y los suyos.

COLUMNISTAS