Hospital del IESS Latacunga siente el paro con fuerza

OCT, 11, 2019 |

Ambiente. En la casa de salud hay pocos pacientes. salud. Los usuarios tienen varios problemas para recibir atención.

Mientras sostenía un pequeño papel  y observaba la puerta de un consultorio, Paulina Mejía paciente del hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad social (IESS) de Latacunga, explicaba que ha pasado cerca de tres días esperando ser atendida por el médico, pues le dieron turno para el lunes y esperaba que ayer se cumpla.

Paulina manifestó que el problema se debía a que el medico que debía atenderla no es de la ciudad y tenía problemas para arribar a su consultorio, “yo tengo que hacerme los chequeos mensuales porque soy diabética, el problema es que todos los días me cambian la cita y yo pregunto y me dicen que venga y luego me quedo esperando”.

En otro sector de la casa de salud se encontraba Vladimir Grandes haciendo la fila para recibir los medicamentos que le mandaron a su esposa que sufrió un alza de presión, “ de tres pastillas que me mandan solo tienen una y durante la estadía casi todo lo que era necesario para la atención tuvimos que costearlo nosotros”.

Este Medio de Comunicación intentó obtener la versión de los directivos del hospital para conocer cómo están manejando la realidad en estos días de paralización de las vías, sin embargo manifestaron que no había autorización para entrevistas.

Guadalupe Cisneros, quien se encontraba en emergencias explicó que su hija ya va dos días con fuertes dolores abdominales y aún no han podido determinar cuál es el problema, “la situación está grave porque algunos especialistas dicen que es apendicitis y otros dicen que es un problema gástrico, sin embargo hasta el momento no me dan una solución”.

Acotó que la  salud es uno de los sectores que más se han visto afectado con la movilización pues los médicos no pueden llegar en los horarios, las ambulancias no pueden trasladarse y tampoco puede llegar los medicamentos y reactivos necesarios para atender a los pacientes.

En el caso de Carlos Rodríguez, paciente manifestó que todas las semanas se acerca a preguntar por el tomógrafo y aún no puede hacerse el examen que necesita de sus riñones  ya que le han manifestado que hay un daño en la luz que se usa para este dispositivo. “Esto no tiene nada que ver con el paro, mucho antes ya no había forma de que me haga el examen y ahora con el paro está  peor”.

Destacó que es injusto que quienes pagan impuestos y no reciben ni bonos ni incentivos del Estado deban pasar por esta situación, “pagamos para recibir una buena atención y debemos acudir a una clínica privada en donde nos cobran hasta 300 dólares”. (NA)