Las vidas negras importan (I)

JUN, 27, 2020 | - Por CARLOS FREILE

Un afroamericano muere después de ser arrestado por la policía, se quejaba de no poder respirar; se arman manifestaciones de protesta con destrucciones e incendios de propiedad privada, el presidente de los EE.UU. declara, entre otros puntos: “No existe justificación posible para el tipo de violencia que hemos visto ayer. Es contraproducente. Cuando las personas toman una palanca para romper puertas y saquear, no están protestando. No están manifestándose. Están robando. Cuando queman un edificio, cometen un incendio doloso. Y cuando destruyen  las empresas y las oportunidades en sus propias comunidades, destruyen puestos de trabajo y oportunidades de las personas de esas mismas zonas. … Las personas que se aprovechan de la situación para sus propios fines deben ser tratadas como criminales.”

Los acontecimientos no se dieron en 2020, sino en 2015; no se trataba de George Floyd, sino de Freddie Gray; el hecho no sucedió en Minneapolis sino en Baltimore;  no habló Trump sino Obama.  Pero hay más diferencias: las manifestaciones no se extendieron a otras ciudades, el eco mediático fue mínimo, los BLM (Black Lives Matter) no organizaron marchas de protesta ni pidieron la renuncia del presidente de los EE.UU., nadie pidió que se reforme el sistema policial para volverlo federal.

La comparación de las reacciones frente a dos muertes casi exactamente iguales debe obligarnos a pensar con independencia para no caer ni en estereotipos ni en la trampa tendida por grupos que buscan destrozar la sociedad tal cual la conocemos, no solo para solucionar las grandes injusticias estructurales sino para implantar una nueva forma de “dictadura del proletariado” en la cual este ya no estaría constituido por los obreros, sino por otros excluidos.

Las fundadoras del movimiento BLM lo han declarado con claridad, basta leer sus 13 puntos programáticos y sus intervenciones públicas, así como quiénes son sus amigos ideológicos: son neomarxistas, buscan subvertir la sociedad para construir una totalmente distinta. Y hay muchos ingenuos que las apoyan. (Continuará)

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]