Revisiones

FEB, 20, 2018 | - Por CARLOS TRUJILLO SIERRA

CARLOS TRUJILLO SIERRA

 

En la noche de los tiempos, del aprendizaje del alfabeto privilegiado de unos pocos (saltémonos otros sistemas más antiguos de escritura) se perpetraron hasta nuestros días las revisiones antojadizas y deliberadas de muchos hechos históricos que estorbaban. Todavía, por lo menos, se intenta, pero también esas revisiones pueden ser revisadas. Hasta se usa el término revisionismo tan amado en ciertos sectores políticos. Revisar es volver a ver, comparar con distintos datos.
 

En la novela ‘1984’ de George Orwell se ejemplifica el revisionismo político en función del Gran Hermano a través del Ministerio de la Verdad que no es sino el acomodo de la historia oficial a las necesidades del poder. Se reescriben las noticias del ayer y en las enciclopedias (Stalin lo hizo en su época) desaparecen unos nombres y aparecen otros, hasta los estados cambian de nombre y los mapas apenas son trazados topográficos.
 

Muchas fantasías se nos quisieron imponer en los últimos 11 años y aún se mantienen en sus trece los acólitos indroctrinados (indoctrinar es hacer propia y carne una doctrina ajena). Veamos el manoseo que se ha hecho de las palabras de Bolívar y Alfaro. Las palabras del ayer todopoderoso se guardaban impresas y en todo medio informático, aparecían y desaparecían por encanto.

Quisiera que se contemple y examine la diferencia que hay entre un ascenso a coronel en el campo de batalla hecho por Bolívar en favor de nuestra Manuelita Sáenz (que para muchos todavía no pasa de ser una “guaricha” elegante) y el ascenso a Generala a más de 150 años de su muerte por el fatídico RC y luego la cabalgata carnavalesca de un puñado de tierra sucia tomado de cualquier quebrada y puesto a la veneración pública como cenizas simbólicas.
 

Con el cambio de milenio, tras años de trabajo silencioso y de hormiga de Juan García y otros, el nombre y los pocos datos confiables de Alonso de Illescas comienzan a extenderse y a ser valorados en Esmeraldas y el país entero. Por honor y respeto a su memoria no pueden poner -ficticiamente- en su boca consignas y eslóganes de la RC. A más de 400 años de su muerte Illescas es gloria esmeraldeña y ecuatoriana y no de RC y sus alegres muchachos.

 

[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

El valor de las palabras

| La interpretación sobre la realidad sociopolítica y económica de un país, implica un complejo y profundo análisis en todas las áreas del saber y, por ende, una vasta y envolvente investigación acerca de los factores que implican cambios.

Cuestión de vida

| No es novedad para ningún esmeraldeño, que aquellos fuertes olores que se perciben durante el transcurso del día provienen de la refinería y de la termoesmeraldas; ya a nadie le extraña la fuente de donde emanan, es más, la mayoría de las personas al hablar del tema, dirigen su mirada hacia ese punto de la ciudad en donde se ubican esas industrias estatales.

Preguntas sin respuestas

00:15 | | Para disminuir los accidentes, ¿serán suficientes los cursos, las cámaras, los controles de velocidad y la revisión técnica de los vehículos? ¿Habrá que reclutar más policías de tránsito?

La todopoderosa mentira

00:10 | | El conocido politólogo francés Jean-François Revel afirmó con rotundidad: “La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira”.

Huellas imborrables

00:05 | | Cuando vi las fotos de Eliana no la reconocí. Tenía tantos moretones en el rostro que era imposible poder distinguir sus rasgos.

GALERIA DE VIDEOS