Euler Granda: eterno

FEB, 25, 2018 | 00:10 - Por SARA SERRANO ALBUJA

 

Por: Sara Serrano Albuja

“Dónde estarás/ estará aguacerando/ o haciendo sol en ti./ Por qué calle, con los labios partidos/bajará a tomar agua/ tu piel en otra piel”, escribías así, Euler, para decir tu amatoria nostalgia. Dicen las noticias que te has ido. Yo no creo esa dulce y triste mentira. Eres ya eterno, como tu poesía apasionada. Viven tu sensibilidad, tu desparpajo estético, tus líneas coloquiales, risueñas, irónicas.  Frases maestras, insólitas e irreverentes con las que amé y soy: Tengo en mi almohada tus ‘Anotaciones del acabose’ con tu dedicatoria: o sea, tengo un ángel. Tengo tus ‘Poemas con piel de oveja’, el poemario “que trata de unos gatos”. Tengo tu ‘Relincha el sol’ y tu antología. Le hablabas tan desde ti a la vida: “Que alce la mano/ el que haya visto alguna vez al pueblo/ prendido de la teta./ Para variar,/ al pueblo eternamente le tocó/ privatizar el hambre,/ modernizarse en la forma de morir,/ hacerse solidario con los piojos/”. A tu cuerpo, por ejemplo, le decías: “mi búho con rinitis”, “mi diablo de la guarda”. Poeta de los decires cotidianos, de la caída y limpia, del desmadre, de la ciudad que duele y sueña, de la soledad que lastima: “...en dónde está la pulga/ que parió el dinosaurio de la soledad”. Tus poemas son apasionados corceles, quindes que no se pierden ni una gota apetecible y dolorosa de la vida: “caminos por donde me arrastré/ camas donde dormí,/ luciérnagas con las tripas afuera/ muñones de colibrí./ Violines desollados como puercos,/ nombres,/ recetas médicas, /relojes desbocados:/ ni más ni menos,/ así me fueron sacando palabra por palabra/ así me fueron sacando este poema.” Te digo, Euler, que hoy he vuelto a releer tus poemas y huelen  a palpitante vida. Siento querer ser, por un instante, las piernas que amaste: “Donde, /cómo, /cuándo, /por qué tú/ y no otra persona./ Qué mes será en tus ojos, /qué hora será en tu vida, /qué pensarán de mí tus piernas” o esa intensa presencia: “desde la calle entran a mi espinazo,/ tus piernas dando gritos”. Así como tu “sangre boquiabierta”, así brilla tu corazón, poeta que no has muerto.

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

La lechuza

| Es nuestra obligación moral opinar, todos debemos hacerlo; se trata de la vida de seres humanos que solo por el hecho de haber cumplido su obligación de denunciar hechos de corrupción como el caso de los helicópteros Dhruv, por parte del general de la Fuerza Aérea, Jorge Gabela, fue asesinado sin que hasta la presente se encuentre la verdad.

Reclamos barriales

| La mejor etapa y mejor tiempo que busca el ciudadano marginado y que vive en lamentables condiciones donde todo le falta y que estamos hablando del cantón capital de la provincia, es cuando se producen las elecciones, porque parece que muchas obras que se pudieron hacer antes las reservaron buscando el factor impacto con que se engañó y se continúa esa corriente, para lograr votos que es lo que interesa no solo ahora sino desde tiempos pasados.

Todo puede venirse abajo

00:15 | | Que Ecuador está envuelto en una fuerte ofensiva internacional en busca de inversiones, financiamiento y  reapertura de instituciones internacionales de crédito.

La democracia se amplió

00:10 | | Hemos interiorizado de manera inconsciente acuerdos que nos permiten vivir.

Protección de datos

00:05 | | Hay cosas que no preocupaban a la gente hace dos décadas, hablar de “protección de datos” no tenía significado, pero el sunami tecnológico creó múltiples problemas sociales que requieren análisis y solución.

GALERIA DE VIDEOS