Euler Granda: eterno

FEB, 25, 2018 | 00:10 - Por SARA SERRANO ALBUJA

 

Por: Sara Serrano Albuja

“Dónde estarás/ estará aguacerando/ o haciendo sol en ti./ Por qué calle, con los labios partidos/bajará a tomar agua/ tu piel en otra piel”, escribías así, Euler, para decir tu amatoria nostalgia. Dicen las noticias que te has ido. Yo no creo esa dulce y triste mentira. Eres ya eterno, como tu poesía apasionada. Viven tu sensibilidad, tu desparpajo estético, tus líneas coloquiales, risueñas, irónicas.  Frases maestras, insólitas e irreverentes con las que amé y soy: Tengo en mi almohada tus ‘Anotaciones del acabose’ con tu dedicatoria: o sea, tengo un ángel. Tengo tus ‘Poemas con piel de oveja’, el poemario “que trata de unos gatos”. Tengo tu ‘Relincha el sol’ y tu antología. Le hablabas tan desde ti a la vida: “Que alce la mano/ el que haya visto alguna vez al pueblo/ prendido de la teta./ Para variar,/ al pueblo eternamente le tocó/ privatizar el hambre,/ modernizarse en la forma de morir,/ hacerse solidario con los piojos/”. A tu cuerpo, por ejemplo, le decías: “mi búho con rinitis”, “mi diablo de la guarda”. Poeta de los decires cotidianos, de la caída y limpia, del desmadre, de la ciudad que duele y sueña, de la soledad que lastima: “...en dónde está la pulga/ que parió el dinosaurio de la soledad”. Tus poemas son apasionados corceles, quindes que no se pierden ni una gota apetecible y dolorosa de la vida: “caminos por donde me arrastré/ camas donde dormí,/ luciérnagas con las tripas afuera/ muñones de colibrí./ Violines desollados como puercos,/ nombres,/ recetas médicas, /relojes desbocados:/ ni más ni menos,/ así me fueron sacando palabra por palabra/ así me fueron sacando este poema.” Te digo, Euler, que hoy he vuelto a releer tus poemas y huelen  a palpitante vida. Siento querer ser, por un instante, las piernas que amaste: “Donde, /cómo, /cuándo, /por qué tú/ y no otra persona./ Qué mes será en tus ojos, /qué hora será en tu vida, /qué pensarán de mí tus piernas” o esa intensa presencia: “desde la calle entran a mi espinazo,/ tus piernas dando gritos”. Así como tu “sangre boquiabierta”, así brilla tu corazón, poeta que no has muerto.

 

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Se nos fue otro grande…

| ¿Qué lo trajo muy joven a Esmeraldas? ¿Qué horizontes nuevos vio en esta tierra verde y generosa? ¿Y por qué la muerte implacable nos lo arrancó a Humberto Rodríguez?

Demoler casas obsoletas, pero ya

| Las personas de cualquier lugar del Universo dentro de la cultura obtenida en aulas, libros y viajes, deben establecer un balance de las etapas buenas y no agradables para resolver conflictos.

‘Bendecido’ por la Constitución

00:15 | | Pasma el hecho de que durante diez años, Rafael Correa emitiera  4.916 decretos.

No impongo criterios

00:10 | | El hombre viene a esta tierra para vivir en goce de plenitudes y oportunidades. Cualquier acto que vaya en detrimento de eso es un crimen de lesa humanidad y toda persona consciente, aquí o en el Polo Norte.

El gran inquisidor

00:05 | | Los últimos tiempos muestran un desborde de odio y venganza en la tumultuosa, oscura y movediza ciénaga política, no somos ni de lejos un país de gente con razonamiento y parsimonia.

GALERIA DE VIDEOS