Inseguridad

ENE, 12, 2019 | - Por MA. ALEJANDRA SALAZAR MURRIETA

MA. ALEJANDRA SALAZAR MURRIETA

Tengo por costumbre, al subirme a un taxi, tratar de conocer de alguna situación que se esté produciendo en la ciudad y quién mejor que los taxistas que a diario recorren las distintas calles de norte a sur, para contarme.

Mas, hoy fue diferente, al subirme al taxi, luego del acostumbrado saludo, no fui yo la primera que habló, sino que el taxista en un tomo bastante preocupado, me expresó que la delincuencia estaba descontrolada y rápidamente se me vino a la mente aquel vídeo que circula por las redes sociales, en el que se puede conocer cómo un joven es atacado por un supuesto pasajero y, sí, efectivamente, este tema, al parecer, era lo que traía al chofer cabizbajo y dubitativo; no es para menos si a diario tienen que pensar seriamente quiénes serán sus clientes del día y con qué situación se encontrarán.

Asimismo, pensé para mí, sin comentarlo ese momento, en cada situación en donde hemos conocido de personas que se suben a un taxi o a algún tipo de transporte y se convierten en víctimas de los llamados secuestros express, robos e incluso violaciones. Es decir, ni pasajeros ni taxistas están seguros de que su día terminará siendo una bendición.

Ante todos estos avatares me pregunto, ¿para qué exactamente sirve la llamada cámara de seguridad y el botón que solemos ver dentro de las unidades de servicio? Porque hasta ahora solo nos ha permitido ser partícipes de eventos siniestros como el ataque mencionado al taxista esta semana y nos traslada de manera automática a aquel crimen ocurrido en Ambato, en 2018.

¿Quién se beneficia con el uso de la cámara, o el beneficio real solamente es para quien expende dicho objeto? porque como mencioné, por ahora solo nos ha servido para desatar el morbo de ver y compartir cientos de veces un crimen, pero aún desconozco si sirve para que la Policía acuda inmediatamente al lugar de los hechos e impida un asalto o lo peor un crimen.

En este último caso, el taxista corrió con suerte, pues, “solo” le asestaron siete puñaladas y el asunto parece hacerse costumbre. ¿Qué pasará con el próximo, pasajero o taxista afectado?

aleszar14@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

aleszar14@gmail.com

Más Noticias De Opinión

¡Señor Presidente, Muisne agoniza!

| Apreciadas lectoras, estimados lectores, una vez más deseo invitarles a compartir las inmensas preocupaciones de los muisneños y de los miles que vivimos en la ciudad de Esmeraldas.

Hegel y Manduriacu…

| Hegel afirma que el ser y la nada son igualmente indeterminados, porque la nada tiene la misma falta de determinación que el ser; así parece que los esmeraldeños y sus representantes de la polis.

¿Naufraga la alianza público-privada?

00:06 | | Son desalentadores los resultados de la última Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo respecto a la situación de la población económicamente activa del país: el empleo adecuado bajó del 42,3% en diciembre de 2017.

Cooperación jurídica internacional

00:04 | | En la práctica se ha diferenciado la cooperación jurídica de la judicial.

Asalto del siglo

00:02 | | Si la mayoría de habitantes de estas tierras ecuatoriales lograran analizar el podrido entramado político, arrasarían con todo lo que conocemos como sistema de gobierno.