El poder

MAY, 23, 2019 | 00:10 - Por Rodrigo Contero Peñafiel

Rodrigo Contero

Se entiende como poder la capacidad de dirigir o impedir las acciones actuales o futuras de otras personas o grupos.  Es la manera de lograr que la gente adquiera conductas, que de otro modo no sería posible. No hay duda de que el poder tiene un componente material y otro psicológico; una parte perceptible y otra que existe en nuestra mente, por tanto, podemos evaluar sus límites, alcances y consecuencias.

Para ejercer el poder se necesita de un equipo de personas que se relacionen entre sí y con un líder; y, para que esto funcione se requiere de: mensajes para lograr que la gente se comporte de cierto modo y vean de manera distinta lo que en la práctica no cambia; recompensas o incentivos para que la gente haga lo que en otros casos no harían, a cambio de oportunidades y trabajo; estímulos sobre el uso correcto de los bienes materiales; el reconocimiento de la fuerza o coacción como una potestad exclusiva del Estado, para la protección de los ciudadanos, el orden público y la estabilidad. Así, las personas adquieren el compromiso de comportarse adecuadamente y evitar problemas. Estos cuatro componentes pueden ser ideales para reforzar la capacidad de un gobernante.

El poder nunca se ejercerse de manera aislada, involucra siempre otros actores que hacen posible adquirirlo, difícil utilizarlo y fácil perderlo. A los errores que se van cometiendo, por los difíciles retos que supone tenerlo, se suma el comportamiento inadecuado de personas que ansían tenerlo; nacen así los gobiernos autoritarios o dictaduras dirigidas por caudillos que degradan el poder destruyendo sus países o quedándose en la pobreza. 

Está demostrado que el socialismo conduce a los pueblos a la miseria, el abandono, el hambre y la destrucción; todo sedicioso gobierna con imposiciones y decretos, atrapa el poder y la justicia, destruye la economía y las libertades, crea conflictos, negocia con el narcotráfico y el terrorismo, practica el espionaje, controla a coidearios, opositores y contradictores; su modo de pensar es paranoide. 


Dr. Rodrigo Contero Peñafiel
rcontero@gmail.com

 

COMENTA CON EL AUTOR

rcontero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Ha partido un grande

| Ha emprendido el viaje sin retomo un amigo muy querido de todos, Alfredo Estupiñán Ortiz, deportista de alto nivel, profesional de la ingeniería eléctrica.

Salgamos del estancamiento

| Esmeraldas se ha quedado en el tiempo, no tanto como una aldea, pero sí rezagada, entre los ofrecimientos y las luchas politiqueras.

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS