Al César lo del César

JUN, 24, 2019 | 00:05 - Por MANUEL CASTRO M.

Manuel Castro M.

En este 2019 se cumplen los 75 años de un hecho histórico: el nacimiento de la Casa de la Cultura,  cuyo creador fue el cinco veces Presidente de la República doctor José María Velasco Ibarra y su ejecutor el doctor Benjamín Carrión. No es ético que por simpatías u extraños odios se olvidé tales hechos. 

Explicable, pues como dice Kurzio Malaparte: “Nadie perdona a un hombre que sea distinto a los demás”. Velasco lo fue: autor de 28 obras, inclaudicable líder político, ejemplo de honestidad. Correa, el destructor, casi acabó con la Institución. Es triste haber sido gobernado por un autócrata y más triste por sus esbirros.

El presidente Moreno ha dispuesto la reapertura de la Academia Diplomática, que empezó llamándose  “Antonio J. Quevedo”. Vale recordar, con justicia y valor, que la  Academia fue creada mediante Decreto Ejecutivo 2923, de 21 de marzo de 1987, expedido por el ingeniero León Febres Cordero, siendo ministro de Relaciones Exteriores el doctor Rafael García Velasco, y como exitoso ejecutor el embajador Jaime Marchán, con la colaboración del ministro de Finanzas, embajador Eduardo Cabezas, y del director de Personal, doctor Ramiro Dávila.

La Academia se creó como un “órgano de selección, capacitación y perfeccionamiento” del personal de carrera del  Servicio Exterior Ecuatoriano, cuyo objetivo lo alcanzó, pues de esa Entidad egresaron  13 Promociones, que son la base moral e intelectual de la diplomacia ecuatoriana, por su origen y preparación. 

Mas en 2011 el gobierno destructor de la “revolución ciudadana” la suprimió, con el protervo fin de manejar a su antojo y con sus esbirros el servicio exterior ecuatoriano. Seguros estamos que de las cenizas de esa Academia, con el apoyo del presidente Moreno y de su canciller, José Valencia, surgirá una nueva Academia moderna e inclusiva.

 Como se ha dicho la vida no es justa, mientras se exalta hasta el delirio a excelentes deportistas, se olvida a insignes  valores nacionales, como el arzobispo González Suárez,  el santo hermano Miguel, a Honorato Vásquez, verdaderos forjadores, entre otros, de la nacionalidad ecuatoriana.

manuelcastromurillo@hotmail.co     

COMENTA CON EL AUTOR

macastro@uio.bce.fin.ec

Más Noticias De Opinión

El discurso del ‘minino’

| Un día como hoy en que me encontraba muy distraído mirando un accionar poco común, aunque en otra ocasión y hace muchos años, se dio lo mismo en otra administración gente con escobas...

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.