La informalidad ‘invade’ la urbe

OCT, 21, 2020 |

NECESIDAD. Para algunos comerciantes la falta de oportunidades laborales los ‘obliga’ a ser parte de la informalidad.

Las autoridades coordinan estrategias para que la ciudad luzca ordenada y sin negarle el trabajo a los comerciantes ambulantes.

Tener una ciudad ordenada es el anhelo de muchos ciudadanos, pero al parecer pocos colaboran. Así opina Matilde B., quien ayer caminaba por las calles céntricas de la ciudad de Esmeraldas. Esto lo dijo en relación a la cantidad de vendedores informales que se cruzan entre calle y calle; ella considera que si todas las personas acuden a realizar sus compras a los lugares autorizados, los informales no tendrían a quién venderle y por ende buscarían ubicarse junto a los formales.

Pero muchos de los informales se resisten a trabajar en un local porque dicen que no tienen rentabilidad, y ante la falta de empleo, la única alternativa –argumentan- de ganar dinero para la manutención de sus hogares, es comercializar sus productos, casi que a escondidas de los policías municipales.

Jesús Suárez, es venezolano y desde las 09:00 se organiza con su esposa y cada quién toma la mercadería para trabajar durante el día. Ambos saben que deben caminar y que tienen prohibido detenerse en algún lugar porque les pueden decomisar el producto, pese a la advertencia, a ratos lo hacen para descansar, porque el peso de la mercadería, más el sofocante calor los desgasta.

Limitante

A Jesús le gustaría tener un local para trabajar, su limitante es que los arriendo oscilan entre 600 y 800 dólares, y no cuenta con el presupuesto para pagar el mes de alquiler más  la garantía, que en ocasiones solicitan hasta dos meses. Él es de la idea de que en Esmeraldas se destine una calle para ellos como hay en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Epifanio Calixto, es de nacionalidad peruana, primero estaba dedicado a la venta de huevos de codorniz y a las aguas de sábila, con la llegada de la pandemia optó por las frutas. Pese a que no puede estar en el centro de la ciudad, ayer se hallaba en las afueras de un supermercado. “Nos dicen que recorramos por los barrios pero eso es un riesgo porque podemos ser víctima de la delincuencia”, dijo.

Miguel Ángel Jirón, vende pescado en una carreta, él cree que las autoridades deben brindar las facilidades a los jóvenes para que trabajen para que no vayan a delinquir. Mientras los informales ‘invaden’ la ciudad, las autoridades coordinan estrategias para que la urbe luzca ordenada.

Una vez que esté listo el mercado de transferencia en San Mateo y se ubiquen a los informales, a quienes incumplan se le decomisará la mercadería”.

Rosalía Valdez Caicedo

Comisaria Municipal

Los mandan  a la calle

La  comisaria Municipal, Rosalía Valdez Caicedo, aclara que no le están quitando el derecho al trabajo a nadie, pero lo que buscan desde el Municipio es ordenar la ciudad, sin comerciantes informales.

De ahí que disponen de espacios para ubicar a los vendedores en el centro comercial ‘Tierra Negra’, donde hay 143 puestos y solo 10 están ocupados; el centro comercial ‘La Barraca’ con 355 módulos desocupados, y en el mercado municipal que también se tiene disponibilidad.

Los dirigentes del centro comercial ‘La Barraca’ están dispuestos a acoger a los informales, tienen 355 módulos desocupados.Refiere que en los recorridos que realiza ha constatado que son los mismos propietarios de negocios que contratan a jóvenes para enviar a vender a las calles, lo que da la impresión de que el comercio informal ha aumentado. Esto ocurre con los vendedores de ropa y los legumbreros.

Esto fue confirmado con una joven, de 20 años, quien aseguró que le pagan 10 dólares diarios para hacer negocio informal; mientras ella recorre la urbe, en el local se quedan los dueños. (MBC)

Advertencia

La comisaria municipal, Rosalía Valdez, visita los negocios para constatar que se cumplan con los protocolos de bioseguridad y advertir que la mercadería no puede estar afuera del local, si incumplen serán sancionados con la clausura del local por 24 horas y con el 25% de un salario básico unificado, en caso de reincidir, la multa se incrementará. 

Comercio formal

Para la vicepresidenta del Centro Comercial ‘La Barraca’, Esmeralda Muñoz, lo ideal es que todos los vendedores informales sean ubicados en los locales que tienen vacíos, así la ciudad de Esmeraldas lucirá ordenada y todos los compradores acudirán a la bahía. Ella es del criterio, que si todos trabajan en un solo lugar, todos venderán, porque no habría competencia informal en el centro de la ciudad.

Informales

90 personas ejercen el comercio informal en los exteriores del mercado
90 estarían recorriendo las calles del centro de la ciudad