Artimañas

OCT, 26, 2020 | - Por MARÍA LUISA GÓMEZ DE LA TORRE

La euforia se agiganta para terciar en las elecciones del 2021, todos quieren llegar pero no todos ameritan que nos representen, muchos son desconocidos y otros que para qué les cuento, aparecen politicastros.

Están llegando los momentos de los efusivos saludos, de las miradas sutiles, del saludo con el tropezón del puño, de la mano levantada, y ya pronto vendrá el derroche del dinero mientras el pueblo come cuento y papeles; no debió darse centavo si es que estamos en pandemia y en arranquitis del 2021. Aún no hay aprobación de ciertos candidatos y saben porqué? Por algo indebido será. Lo que sí es cierto es que hay que tener dinero para el derroche de campaña con la esperanza de ganar y recuperar pronto, así son los políticos de las últimas décadas; puede decirse además que hay que robar o dicho en otro término hay que adquirir y gozar de lo maĺ habido; hay que huir, hay que elevarse por los aires y cadr estrepitosamente para querer llegar a hacer y deshacer; hay que ser lacayo o testaferro para quere terciar y querer llegar a la fuerza; hay que ser improvisado y usar lenguaje vulgar. Es este tipo de gente que queremos que nos represente? Requerimos personas con modales, mesurados, cautos, que siempre vean a suscoterráneos con límpidas miradas y franca amistad. Sobre la titulación que ostentan ni se diga, nos enteramos que estudió no se sabe cómo pero dice que lo hizo y llegó. La avaricia rompe el saco y la justicia conoce la historia, debe hacerla respetar.

Cómo se puede confiar en una persona desadaptada que insulta, amenaza y quiere adueñarse de lo que más anhela por medio de la usurpación o robo descarado? Para los incautos serán las dádivas, para los que ven y saben y, no quieren o no pueden entender serán las ofertas pero para quienes razonan con fundamento de causa no calan las ofertas y mentiras. Candidato, no porque requieres el voto humilles al desposeído, la ayuda humanitaria debe ser noble y generosa desde siempre, respeta  los necesitados  las buenas intenciones serán bendecidas. Las ostentaciones resultan humillantes, lo mejor es la sencillez y la humildad, hay mucho que aprender del Hombre más grande de todos los tiempos, de Ghandi, de la Madre Teresa.

MARÍA LUISA GÓMEZ DE LA TORRE GÓMEZ

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec