Derecha dividida

FEB, 23, 2021 | - Por SALVATORE FOTI

Cuando después de las elecciones, desde diferentes sectores se empezó a hablar de un “mejor Ecuador” y del gran diálogo que debían encarnar Yaku y Lasso, nos sorprendió, pues era evidente que los que hablaban o eran sumamente ingenuos o sumamente novatos como para hablar de temas políticos y, de hecho, a las pocas horas el supuesto idilio entre los dos candidatos no solamente acabó abruptamente sino que dejó y sigue dejando secuelas, exasperando las posturas políticas.

Yaku no tuvo ningún reparo en descartar cualquier apoyo a Lasso quien representa a la corrupción y al feriado bancario. Lasso también empezó a levantar la voz y a manifestarse de manera mucho menos conciliadora pidiendo que se actúe bajo la ley, lo que significaba ratificar su segundo lugar.

Lo que queda hoy es un Ecuador más dividido que nunca, pues en lugar del gran acuerdo que pronosticaban hubo un gran desacuerdo que ha dejado dividida a la derecha; si algún día hubo un frente anticorreísta, hoy ya no hay un frente unitario y cada quien va por su lado.

Lasso debe sospechar inclusive de Carondelet y de cómo de repente le quitaron el apoyo, pues si la Fiscal General y el contralor quieren intervenir en el proceso electoral, es legítimo pensar que cuentan con el consenso o -quizá- la orden del primer mandatario. Llama la atención la falta de postura clara por parte de Nebot y del PSC quienes, en principio, siguen siendo aliados de Lasso.

Todos en contra de todos, lejos de aquel “mejor Ecuador” tan cursi e hipócrita que no duró ni un par de horas.

Los escenarios evidentes ahora son que Araúz y Lasso puedan disputar tranquilamente la segunda vuelta y que el tentado ‘golpe’ al resultado de las elecciones, que preocupa hasta a la OEA, solo quede en papel y que nadie quiera quedarse en el poder, por las buenas o por las malas, más tiempo de lo que le toca. El país ya no aguanta -y peor aguantaría- otro enfrentamiento ocasionado por la falta de transparencia y de criterio elemental manifestado reiteradamente por el CNE.

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]