152 niños son parte del programa de acogimiento institucional y familiar

JUL, 12, 2018 |

VULNERABILIDAD. Niños, niñas y adolescentes que han sido vulnerados sus derechos se encuentran en casas de acogimiento, hasta que puedan ser reinsertados a sus familias.

Desde el Estado se emprende varias políticas para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Redacción IBARRA

Existen niños que deben prescindir de los juegos, las risas, los chistes inocentes y su formación académica, porque han sido víctimas de maltrato, negligencia, abandono, abuso sexual… lo que les pone situación de vulnerabilidad. Desde el Estado se emprende varias políticas para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Mirian Quiroz, analista de servicios del Distrito 10D01 (Ibarra, Pimampiro y Urcuquí) del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), informó que aproximadamente 152 niños son parte de los programas de acogimiento de esta cartera de Estado.

Segumiento

Explicó que con los niños, niñas y adolescentes que se encontraban en estado de vulnerabilidad, se trabaja con la política de protección especial encaminada a prevenir y restituir los derechos de los mismos. La protección trata de erradicar el trabajo infantil, dar un acogimiento institucional y acogimiento familiar.

En lo que refiere a acogimiento institucional y familiar, el MIES realiza un trabajo directamente con organizaciones tanto públicas como privadas para ejecutar un proceso de intervención en diferentes áreas para el bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

Inmediatamente, de acuerdo a Quiroz, cuando se recibe la orden de protección dada por el Juez o la Junta Cantonal de Protección, el niño es ingresado mediante medida a las diferentes casas de acogimiento institucional.

En estas casas se realiza una intervención integral, en el área social, educativa, alimentación, salud, para que los niños tengan su desarrollo normal. “Una vez que el equipo técnico realiza un trabajo tanto con familias, como con los niños, se determina mediante un proceso de atención, seguimiento, evaluación, si el niño efectivamente es idóneo para regresar a su familia”, indicó Quiroz.

Reinserción

Se indicó que en el semestre de este año se ha reinsertado a 25 niños nuevamente con sus familias. El proceso para esto indicó la funcionaria del MIES, dura aproximadamente seis meses. Los niños en este tiempo están en las casas de acogida, hasta que puedan ser reinsertados nuevamente a su familia.

En el caso de que la evaluación no sea favorable para la reinserción, se indicó que el niño o niña  entra al siguiente proceso, que es la adopción. “En algunos casos se ha dado esto, la adopción se da en casos muy extremos cuando se evidencia que la familia no garantiza los derechos de los niños, o en el caso de adolescentes desde los 15 años de edad pasa a la autonomía, dijo Quiroz.

Cuando se da la reinserción, se indicó que el Mies siempre realiza un seguimiento de seis meses a la familia del niño, niña o adolescente para determinar si efectivamente se está cumpliendo con garantizar sus derechos.

En el caso de los adolescentes, el MIES trabaja en un proceso hasta los 17 años de edad para que tengan su autonomía o independencia, para que cuando salgan de las casas de acogida a los 18 años puedan solventar sus requerimientos y necesidades. (FCDL)

Más Noticias De Noticias Imbabura

Acumulación de agua y alertas por lluvias en Ibarra, Otavalo y Antonio Ante

| El invierno causa las primeras novedades en la provincia. Ayer, a las 16:30, calles y vías lucían llenas de agua.

Cientos de fieles coparon las iglesias en la Semana Mayor

| La consigna de compartir en familia y amigos los momentos de reflexión se mantuvo durante los tres días de asueto.

Chorlavi, un barrio que mantiene la agricultura

| Más de 125 personas se dedican a esta actividad en este rincón del cantón Ibarra.

Preparan actividades por el Día Latinoamericano del Geoturismo

| El Día del Geoturismo es promovido por la Red de Geoparques Latinoamericanos y del Caribe.

100 años de presencia y ausencia

| Carlos Suárez Veintimilla era ibarreño. Nació el 16 de junio de 1911, en la cuna de una notable familia ibarreña. Suárez dedicó a Ibarra parte importante de su producción literaria.

Emprendedores comunitarios ‘pasan revista’ a sus proyectos

| En las instalaciones del Hotel El Indio Inn, en Otavalo, se realizó el tercer encuentro de emprendimientos comunitarios.