Justicia y democracia

SEP, 23, 2018 | 00:06 - Por CESAR ULLOA TAPIA

En las democracias plenas, el sistema de justicia tiene vitalidad. Los operadores, es decir quienes la administran, gozan de independencia y autonomía, y además tienen reconocimiento público por sus credenciales éticas, probidad, trayectoria y formación académica. Eso es posible, porque no hay interferencia y, mucho menos, subordinación entre las distintas funciones del Estado. La lógica de pesos y contrapesos entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial determina la buena salud de las instituciones y las ponen por encima de cualquier interés particular y grupal, en lo que se conoce como imperio de la ley.


En este contexto, la independencia de los operadores de justicia se produce al interior y exterior del sistema cuando las reglas del juego son claras, estables, aceptadas y legítimas a lo largo del tiempo para toda la población. Esto impide que haya abuso de poder, tráfico de influencias y cualquier otra figura de corrupción que vulnere la ingeniería institucional. Entonces, no podría haber una democracia robusta sin justicia o, dicho en otros términos, sin que los ciudadanos sean afectados en su igualdad de derechos, garantías y cumplimiento de deberes.


Al sistema de justicia, sin embargo no le exime el acto de rendición de cuentas, más bien lo fortalece. De ahí, la necesidad de que haya un juego de doble vía, en una dinámica simultánea de evaluación permanente de todo el sistema y, a su vez, que los operadores presenten sus informes de manera pública y con indicadores verificables, técnicos e integrados por evidencias. En democracia, estos mecanismos no deberían ser extraordinarios, sino acciones comunes con sentido cívico.


Por eso, cuando en nuestro país se dijo desafortunada y abusivamente que se “iba a meter la mano en la justicia” a cuenta de que el Presidente se creía el jefe de todas las funciones del Estado, lo único que se conseguía era debilitar aún más la democracia, pues ya venía fracturada desde el diseño hiperpresidencialista con una estrategia de ´populismo. Sin justicia independiente, no puede haber una democracia plena.


cesarulloa77@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

culloa@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Las paralelas del olvido y la irresponsabilidad

| Se van a cumplir 3 años del aluvión invernal que se llevó un pequeño  tramo de 12 metros de la ferrovía que une a Otavalo, Ibarra y salinas, bautizada  con el rimbombante nombre de “Ferrocarril de la libertad”.

¿Que esperamos de nuestras electas autoridades?

| No simples expectativas, sino una certera apreciación que sus ofertas y compromisos puntualizados en sus campañas electorales así como ya la puesta en marcha de sus ejecutorias significaran más adelanto y progreso.

¿Qué pasa en la Judicatura?

00:08 | | La semana pasada, la vocal del Consejo de la Judicatura, Patricia Esquetini Cáceres, presentó a la Asamblea Nacional la renuncia a su cargo.

El volcán

00:06 | | Expertos en vulcanología y gestión de riesgos de los Estados Unidos, del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional y del Servicio  de Gestión de Riesgos y Emergencias han efectuado trabajo de campo en el Cotopaxi y alrededores.

Búsqueda detectivesca nacional

00:04 | | Lo que sucede en el mundo desde luego influye en algo en nuestro país; lo que sucede en el país es materia de conversación, nada más; lo que sucede en la casa, grande o pequeña o dolosamente mísera.

Amores perros

00:02 | | Acto uno: Jorge Yunda presenta a la protección animal como eje de campaña. Acto dos: el flamante alcalde llega al Palacio Municipal con ‘Zeus’, su mascota.