Una cerveza artesanal que nació en el corazón de Peguche

DIC, 16, 2018 |

Producción. Con la respectiva maquinaria se elabora la cerveza artesanal.

Otavalo

 Desde hace aproximadamente un año, tres jóvenes kichwas, oriundos de la comunidad de Peguche, decidieron sacar al mercado una cerveza artesanal que lleva el nombre de este mismo sector.

En la actualidad esta microempresa ha ido creciendo, logrando la acogida de los consumidores tanto en el cantón Otavalo como en la provincia, siendo uno de los objetivos llegar a comercializarla a nivel de todo el país.

Los inicios

Hace tres años, Fabián, David y Segundo, jóvenes nacidos en la comunidad de Peguche, tuvieron el interés de elaborar cerveza artesanal, como una nueva forma de emprendimiento, la misma que pueda generar recursos económicos para sus familias.

La iniciativa estaba tomada, los tres socios decidieron buscar las instalaciones que servirían como un laboratorio para la preparación y distribución de la cerveza. Al principio se les dificultó por el trámite de conseguir el registro sanitario y los respectivos permisos.

Fabián Maldonado, como representante de esta sociedad, menciona que con el pasar del tiempo ahora son ocho las familias que se benefician con esta microempresa.

“Para tener conocimiento de cómo elaborar la cerveza artesanal, tuvimos que asistir a un curso en la ciudad de Quito, en donde nos instruyeron en la forma como se debe preparar los diferentes tipos de cerveza y sus distintas innovaciones”, comenta Maldonado.

Producción

Para producir la cerveza artesanal se utiliza como materia prima tres insumos, como es la cebada malta, lúpulo y la levadura, los mismos que son importados desde Europa, Estados Unidos, Argentina y Chile, lo que obliga a que el costo del producto sea un poco más alto.

Con respecto a la maquinaria que se ocupa para este emprendimiento, se tuvo que copiar los modelos para poder fabricarlos en el país.  

Proceso artesanal

Como primer paso se muele la malta, para luego pasar por un proceso denominado maceración, en agua caliente, sin llegar a hervir, con una temperatura moderada hasta que vaya expulsando los azúcares, colores y proteínas, para con el líquido llamado mosto agregar hierbas aromáticas, y luego está listo para la cocción.

Posteriormente pasa al enfriamiento, donde se añade la levadura, encargada de convertir el mosto en cerveza, y consecutivamente ingresa a los fermentadores donde se mantendrán de dos a tres semanas.

A continuación pasa al proceso de maduración, donde se retira toda la levadura que cumplió su función, para dejar por dos semanas más madurando, para finalmente entrar al último paso, como es el embotellado y etiquetado.

Ventas

Los puntos de distribución y venta de la cerveza en Otavalo son el Hotel Acoma, Cafetería Peguche, Casa Sol; y, en la ciudad de Quito en Artesanías Peguche, en el sector La Ronda. (PMHR) 

TOME NOTA

Este producto cuenta con el debido registro sanitario, lo que garantiza la salud de sus consumidores, además tiene su propia marca.

DATO

Según los emprendedores, se tiene la capacidad de producir hasta 700 botellas al día, dependiendo de la demanda del producto, cuyo costo es de 3 dólares por unidad.  

Más Noticias De Noticias Imbabura

Varios proyectos tiene en carpeta la nueva administración de Cotacachi

| Turismo, agricultura, artesanía, emprendimientos, serán los ejes en los que se trabajará durante la administración de Auki Tituaña.

Firman convenio para fortalecer las capacidades institucionales

| Las prefecturas de Imbabura y Pichincha se unieron para trabajar en favor de las poblaciones de las dos provincias.

Un colibrí único en el mundo vive en Imbabura

| Esta ave, por su restringida distribución geográfica, está catalogado bajo peligro de extinción.

Pimampiro celebra 38 años de cantonización

| Este cantón es conocido más por su riqueza agrícola, la fertilidad de su suelo y la competencia productiva de su gente.

En el colegio Oviedo, brindan el desayuno gratis a los ‘ancianitos’

| Son cerca de tres décadas que las religiosas de la Congregación de Hermanas “Franciscanas de María Inmaculada” preparan alimentos en la institución.

COLUMNISTAS