Elecciones seccionales

MAR, 15, 2019 | - Por Ramiro Ruiz R.

POR: Ramiro Ruiz R.

Para las elecciones del próximo 24 de marzo se inscribieron una cantidad extraordinaria de candidatos. Tres veces más que las últimas seccionales del 2014. Las 200 agrupaciones políticas reflejan la imagen del facilismo y el caos demoledor de la democracia.

Un diario del país desglosó el total de 81.278 candidatos. Para 23 prefecturas, 446 aspirantes; para 221 alcaldes, 1.872; concejalías urbanas, rurales y por distritos, 25.020 postulantes, y para 823 juntas parroquiales rurales, 53.263.

Cifras récord que corresponden a ciertos factores: la facilidad el Código la Democracia para organizar partidos y movimientos y la experiencia de la participación que se aprendió en la década del 80. En los sectores locales dominan partidos y movimientos débiles y los líderes son propietarios. Esta turbulencia política, financia el Estado.

Los candidatos caminan por calles, plazas y mercados. Reparten folletos, hojas, abrazan, besan, sonríen. Un prodigio de personas. Muchos de ellos reaparecen en los escenarios de campaña y pertenecen a la ‘revolución ciudadana’, mentes destructoras de la economía y la democracia.  

Otros se dejan ver su mediocridad, improvisan el discurso porque desconocen la realidad local y sus problemas, a pesar que viven sumergidos en el barrio y la parroquia. Con cada uno de ellos se juega el destino personal y social.

Hacen ofrecimientos ajenos a las competencias de los cargos que aspiran. No se sabe si tienen idea de hacer lo que ofrecen o asuman iniciativas para financiar una obra. La campaña es una inmensa tienda de ofrecimientos imposibles.

Las elecciones de autoridades nacionales y seccionales influyen en la cultura política. La gestión populista intenta perpetuar el control social y administrativo. La revolución ciudadana implantó un modelo de gestión que hasta ahora permanece en los cerebros de muchos votantes. De manera natural miran la descomunal deuda externa, la corrupción y administración ineficaz, el tráfico de influencias, la violencia, y otras formas de atraso, como parte de la cotidianidad del país.  

Los futuros designados, a lo mejor, trabajen con el modelo populista apoyándose en la liquidación de la reflexión, el análisis y la lógica, es decir, en la supresión de la inteligencia.

Cada uno de estas realidades corresponde a un modelo de gestión populista: municipios obesos y facilitadores de la corrupción, no frecen ninguna seguridad jurídica, no existen procedimientos técnicos. Así trabajan con un modelo ineficiente y fracasado.

La contraparte del populismo es el modelo de la técnica y eficacia, donde los funcionarios trabajan con méritos y perfiles técnicos y personales de calidad. Ejecutando programas institucionalizados de largo alcance. Este modelo defiende la libertad, la vocación de servicio y el perfeccionamiento administrativo.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS