‘Ciber delincuentes’ y machos

MAR, 15, 2019 | 00:10 - Por Diego Cazar Baquero

Diego Cazar Baquero

La internet es un laberinto de libertades y también caldo de cultivo de una serie de delitos digitales. Entre ellos, la violencia de género. 

La organización Usuarios Digitales recoge casos de ataques coordinados en contra de candidatas durante esta campaña electoral. Muchos de los atacantes son usuarios de ‘troll centers ‘que, amparados en el anonimato, denigran a mujeres con publicaciones que aluden a su grupo étnico o a su nivel educativo, reprueban su preferencia sexual y los roles de género son su materia prima.

De una campaña política sucia al “ciberdelito” hay muy poca distancia. Casi ninguna. La violencia digital contra las mujeres no se compone de actos inocentes, pues el ciberdelincuente se sirve del machismo cotidiano expuesto en redes sociales para perfeccionar sus prácticas. Al agredir a una mujer por ser mujer –en la calle o en la red– somos cómplices de grandes mafias de ciberdelito sexual. Pero si lo hacemos en la gran vitrina que puede ser una campaña electoral, el riesgo se multiplica.

Hace pocas semanas, en Chile, se descubrió el sitio nido.org en el que alrededor de 10.000 usuarios anónimos hombres intercambiaban imágenes de adolescentes y mujeres adultas desnudas o en prendas íntimas sin su consentimiento. Cientos de denuncias involucran a los autores con violaciones, tráfico de drogas, abuso sexual y secuestros por encargo. 

En diciembre de 2017 secuestraron, drogaron, grabaron en video, violaron y mataron a Emilia, una niña lojana de nueve años. Entre las causas penales que se abrieron estuvieron la de trata con fines de explotación sexual y la de pornografía infantil. Sus imágenes habrían sido vendidas para circular en algún hueco de la web.

Los ataques de género contra candidatas mujeres, en la vitrina de una campaña electoral, son señal de que al político macho no le importa sentar modelos de comportamiento que pactan con la ilegalidad en el entorno digital. Naturalizar la violencia de género en la red, bajo el amparo del anonimato, puede ser detonante de grandes acciones criminales.


diegocazarbaquero@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

diegocazarbaquero@gmail.com

Más Noticias De Opinión

La beligerancia de Moreno

| Para el sector de la sociedad probablemente la más pudiente, el discurso Presidencial resulte alentador; en tanto, para los supuestos opositores y cirqueros correistas...

CRÍTICAS Y JUICIOS

| Las críticas a la labor periodística, a los periodistas y a los medios de comunicación provienen de dos fuentes...

Un Estado fallido

00:40 | | El régimen de Nicolás Maduro tiene, finalmente, de qué vanagloriarse: ha  logrado convertir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, en una nación sin gasolina donde la población puede pasar días en cola para adquirir el combustible.

El doctor Julio César y la vejez

00:35 | | Se ha vuelto un oxímoron hablar en el Ecuador de políticos honestos. “Yo quisiera que ella llegue a mi edad. No pueden decirme que soy viejo y ladrón”.

Un sitio en la historia

00:30 | | Cinco años de ausencia, silencio e injusticia. Un paro cardíaco puso fin a más de medio siglo de diplomacia de Diego Cordovez Zegers, quiteño nacido en 1935, de gran reputación, influencia y credibilidad a nivel nacional y mundial.

Lenín, ¿eres tú?

00:25 | | Dos años de gobierno y para mí solo hay una cosa clara: Lenín es un maestro de la política. Cuando fue vicepresidente de Rafael Correa, era una figura bonachona, dedicado a las causas sociales y poco embarrado en la política diaria.

La resta es mayor que la suma

00:20 | | Nunca consideré que Cristina Kirchner fuera una mala candidata, ni dije que es la figura opositora que más le conviene a Mauricio Macri. Siempre afirmé lo contrario.

Verdades a medias

00:15 | | El reino de la mentira es una matriz que direccionan los políticos con sus decisiones y omisiones; la reproducen al camuflar hechos y tapar nombres cuando la corrupción campea.

Yunda: defensa y aliados

00:10 | | La historia luminosa de Quito no tiene por qué detenerse en el oscuro reduccionismo con el que el articulista Juan José Illingworth culpa a Quito y victimiza a su ciudad para precautelar todo flujo económico direccionado a su molino.

Leer a Marx no daña a nadie

00:05 | | Carlos Marx no puso bombas, no hizo fusilar a nadie, no mandó a nadie a campos de concentración ni los obligó a expatriarse, tampoco propuso la estatalización burocrática y policial de la sociedad.

COLUMNISTAS