Qué decepción

MAR, 22, 2019 | - Por Ruby Estévez

POR: Ruby Estévez

Todos los días sufrimos momentos de desencanto, porque las personas en las que teníamos puesta nuestra esperanza nos defraudaron. Por los medios de comunicación, por las redes sociales, cuántos han falseado la verdad, no han defendido el honor personal, y cuántos han violentado la dignidad humana abusando de sus cargos transitorios y la lealtad a los valores y principios totalmente pisoteados.

Con prepotencia, con mala fe, a los personajes que realizaban un histórico trabajo a favor de las causas más nobles del hombre les aislaron; a los intelectuales de elevados quilates, a los que defendían la tormentosa política nacional con valor de hidalguía, honestidad y eficacia, les despreciaron. A los hombres que permanecían incólumes, tanto en los valores morales como en sus ideales, a los que dignificaban el concepto de Patria, les reemplazaron miserablemente por elementos negativos sin valor ético en el ejercicio de la política.

Qué decepción, cuánto desprecio para las organizaciones políticas que solo defienden su bienestar, ligados a su necesidad de supervivencia, a sus intereses personales. Esta experiencia devastadora, este atropello y saqueo a los intereses del pueblo nos ha puesto frente a un escenario de incertidumbre, hoy más que nunca la ciudadanía exige una lucha frontal contra la corrupción, la mentira y los intereses personales ilícitos.

El desgaste político a alcanzado grandes niveles porque no se ha cumplido con la demanda social que reclama y se merece el pueblo ecuatoriano, en todos los aspectos hemos retrocedido de manera alarmante. Un país, un pueblo se merece por derecho no por dádiva generosa un presente y un futuro mejor. Necesitamos que trabajen con una ideología política con planteamientos lógicos, destacada siempre por la primacía de la dignidad humana y la búsqueda del bien común.

Jamás podrán lograr la dignificación de la política con los mismos de siempre; un nuevo país sí, pero entre quienes luchen por una sociedad más humana, más justa, equitativa y realmente solidaria, sin armas, sin pobreza y sin discriminación, con libertad y respeto.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

¿Imbabura industrial? (parte 3)

| Tres grandes factores inciden en el desarrollo industrial de cualquier región.

Así es la historia y así el personaje

00:15 | | Velasco Ibarra fue cinco veces presidente de Ecuador y en varias ocasiones debió salir al exilio. Sus enemigos y sus seguidores siempre supieron dónde estaba, dónde vivía y qué hacía.

Interacción colectiva

00:10 | | Hay personas que dicen: “No importa lo que otros piensen de mí”. Lo dicen en voz alta para que los escuchen y se enteren que “yo soy así”.

Cédula ecuatoriana

00:05 | | Mi amiga Gladys no cabe en sí de júbilo, venezolana que ama al Ecuador, que ha venido infinidad de veces a visitarme, sola o con el marido y a quienes yo he visitado también en muchas oportunidades, tiene al fin su cédula ecuatoriana.