Redes y enredos sociales

MAR, 25, 2019 | 00:02 - Por MANUEL CASTRO M.

Querer impedir las redes sociales es como cuando, en su respectivo tiempo, se quiso impedir la imprenta porque iba a difundir ideas peligrosas, o prohibir la dinamita por razones humanitarias, o la minifalda porque provocaba altos índices de testosterona, o bailar la lambada por las mismas razones. 


Cuando algo le gusta al ser humano, licor, sexo, poder, guerra, las prohibiciones y consejos sobran, además si vienen con nueva y oportuna tecnología, bienvenidas son, pasan de la novelería a convertirse en sistema. Tanto que las malas costumbres tienen más popularidad y difusión que las buenas. Como dice Benavente: “Raras veces el bien es fruto de buenos consejos.”


Lo grave a la fecha, pues vivimos a la velocidad de Fórmula 1, es que el derecho de todos a hablar en las redes sociales conduce a que las palabras de un sabio tengan  el mismo valor y verosimilitud que las de un racista, terrorista, mentirosos o calumniador. Igual se acepta lo escrito por un bromista que por un experto, un castrista  que un demócrata. Para algunos por la información que dan ponen al mismo nivel a Bolívar y Maduro, De Gaulle y Petain, por franceses, o San Francisco de Asís que Mussolini, por italianos, o Shakespeare que el poeta Clavijo.


Desde luego que sería necio e inútil establecer la censura a lo que se dice en las redes sociales. Eso está bien para los Putin, Erdogan, etc., o de una vez impedir el internet como en Cuba. Pero lo que se debe es regular la revolución digital para que no se desborden ideas negativas, que afectan a la condición humana (procacidades, racismo, fanatismo religioso, terrorismo). 


Ciertas ideas si son expresadas con altura, así no convengamos con ellas, se las debe oír, pero no a pretexto de la libertad de expresión dejar de condenarlas. Tal regulación corresponde a las fuentes: Facebook, Twitter. El resto corresponde a los padres y maestros, vigilar y educar en valores,  con sutileza  y conocimiento, pues como dice Moliere “Oponerse directamente a las opiniones es el medio de echarlo todo a perder”.


No olvidemos que ni el poder absoluto ni la charlatanería duran para siempre.


manuelcastromurillo@hotmail.com
 

COMENTA CON EL AUTOR

macastro@uio.bce.fin.ec

Más Noticias De Opinión

Sacudón

| La mirada pérdida del que busca; las voces que no callan, de hechiceros y hechiceras mentirosas, de apetito voraz; un laberinto con tres salidas, y el miedo de caminar.

LA MAREA AMARILLA

| Muy pocos segmentos poblacionales del Ecuador tienen tantos privilegios y canonjías como el gremio de taxistas.

Hambre en América Latina

00:14 | | El número de personas que pasan hambre en Latinoamérica y el Caribe creció en 2018 por tercer año consecutivo hasta afectar a 42.5 millones, según la ONU.

El tiempo es para la vida

00:12 | | Vivimos un menoscabo de derechos y dignidad, como consecuencia de   reiterados errores de un pueblo, al elegir a falsos redentores que venden engañoso bienestar y cuyos súbditos, los defienden hasta el fanatismo. Untados de teflón, flotan en el océano de la democracia.

El final del verde

00:10 | | El correísmo fue una mafia organizada para robar y enriquecer a su cúpula, encabezada por el “depredador” Correa.

Ajedrez de ratas

00:08 | | La cultura política ecuatoriana requiere renovar algunas categorías antes de las elecciones presidenciales de 2021.

Nueva generación decapitada

00:06 | | Vivimos tiempos en que lo pragmático se ha impuesto a lo trascendente.

Quito SOS, territorio y empleo

00:04 | | “La ciudad dejó el punto de partida de la Plaza Grande; se salió de madre y se ha ido,” dice así el poema Ciudad en vilo de Filoteo Samaniego.

¿Cómo votamos?

00:02 | | Cuando escucho a los analistas que la población ecuatoriana vota por ideología parecería que la referencia es un sueño, porque la realidad demuestra todo lo contrario.

COLUMNISTAS