Un testimonio desde la cárcel de Ibarra

MAY, 20, 2019 |

Sitio. La violencia entre internos y las malas condiciones obstaculizan su rehabilitación en la cárcel de Ibarra, ahora en estado de excepción decretado por el Gobierno, como todas las del país.

Redacción IBARRA

Asesinatos de presos frente a guías penitenciarios, con armas cortopunzantes o pistolas, y filmados por otros internos, prendieron nuevamente las alarmas en el país.

El decreto ejecutivo 741, que firmó el presidente de la República, Lenín Moreno, intenta bajar los niveles de violencia que se registran en los centros de rehabilitación social.

Diario La Hora conversó con el ciudadano Javier B., quien estuvo retenido alrededor de 30 días en la prisión de Ibarra y hace unas semanas obtuvo su libertad.

Él nos cuenta cómo es la vida dentro de uno de los presidios con más falencias, limitaciones y vulneración a los derechos humanos, según informes de la Defensoría del Pueblo.

Testimonio

“Cuando uno entra, se encuentra con la novedad del hacinamiento carcelario. Los nuevos tenemos que dormir en el suelo. Pero, si tienes la posibilidad de que algún familiar, amigo o conocido te pueda realizar un depósito desde afuera, compras un pedazo de esponja vieja, que oscila entre los 40 dólares, y en el mejor de los casos un ‘cambuche’.

Las broncas, peleas o amenazas de muerte, siempre son por droga. Les dicen que están ‘emprendados’. Es decir, están en prenda. Esto se da por la compra de sustancias estupefacientes. Es decir, el caporal, o alguna persona con un grado de poder, compra el vicio, y el que paga el dinero es el nuevo. Si no cancela, está amenazado y maltratado hasta saldar la deuda”.

Salud y tiempo

“El penal cuenta con un odontólogo y un médico general, donde te puedes hacer revisar de lunes a viernes, en el día y horario que corresponde a la celda en la que te ubicas. Para la atención médica, en algunos casos, tienes que esperar ocho días o más para recibir paracetamol, ibuprofeno o algún medicamento del cuadro básico.

Por otro lado, los presos tienen a su disposición una biblioteca, talleres de madera, pintura, electricidad y una cancha deportiva. A veces hay cursos de inglés, lectura, samurai, bailoterapia, computación”.

Comida

“¡El alimento no falta, pero no es suficiente! El privado dispone tres comidas del día. Se las reparten a las 07:00, el desayuno; 12:30, el almuerzo, y 16:30, la cena. Para completar la poca comida que recibes, tienes la opción de comprarles a las personas que sacan del Economato (tienda que dispone la cárcel, donde los detenidos tienen la posibilidad de adquirir víveres, mediante un depósito bancario que le realizan los familiares).

Por ejemplo, en el Economato compras ocho panes por el precio de un dólar. Los que lo sacan para vender, cada pan dan en 0.50 centavos. En un buen escenario, tres por 1 dólar. Es decir, los precios suben 100% o más. Pero si tienes la posibilidad de comprar, lo haces. Lo importante es no morirse de hambre”.

Celda insalubre

“El calabozo aún es usado por los guías penitenciarios. Es un lugar totalmente bascoso, nauseabundo, repugnante, donde las ratas abundan. Ya podrán imaginar el olor de la habitación”. (DLH)

Más Noticias De Noticias Imbabura

La toma de la plaza marca el inicio de la ‘fiesta mayor’ en Cotacachi

| El Inti Raymi reunió a familias enteras, que zapatearon, silbaron y bailaron con alegría milenaria.

Las zapateadas se tomaron las calles de Ibarra

| Más de 3.000 personas fueron parte de esta fiesta andina, en sitios como la av. Atahualpa, Bolívar, Teodoro Gómez…

Imbabureño prepara 70 obras de pintura para exhibir en Valencia

| Luego de 20 años retornó a su tierra natal, para visitar a su familia y entregar una pintura en honor al can ‘Dayco’. España será el lugar donde haga su primera exposición.

Se alista el campamento vacacional ‘Cavasoj 2019’

| La Cruz Roja Junta Provincial de Imbabura inició con las inscripciones para el curso vacacional denominado Cavasoj (campamento vacacional de socorros y juventud).

Un puente de 50.000 dólares une a comunidades de San Roque

| La vida cambia en la comunidad La Esperanza, de la parroquia San Roque. Haciendo honor al nombre del sitio, los pobladores iniciaron hace dos años la gestión para conseguir un objetivo: mejorar la vialidad.