LA VIOLENCIA SE IMPONE A LA JUSTICIA Y LA RAZÓN

JUN, 24, 2019 | - Por Mario García Gallegos

Cuando eso sucede, no hay que dudar ni un instante en poner punto final a una situación de esta naturaleza. Los sucesos de los últimos meses en las poblaciones asentadas en el  valle del Chota,  han quebrado la  seguridad y la paz  de la provincia de Imbabura. Jamás se han  dado acontecimientos  tan graves como los que vienen ocurriendo desde el mes de agosto del 2018.

Muy aparte de la presencia de la etnia predominantemente afro ecuatoriana  de estas poblaciones, se debe  analizar con profundidad  lo que se ha  venido  fraguando  en la última década, causada por la desatención a la economía regional, a las secuelas de la migración  de Colombia y Venezuela  escenario enmarañado  de la   narco guerrillera y  el contrabando habitual,   añadiendo  a esto,  las actividades  de la minería informal, que  han creado  una situación explosiva y peligrosa.

Hay que estar claros que  los sucesos de Mascarilla, son realmente graves por la cadena de delitos que han generado como: la agresión criminal a la fuerza pública, el forzamiento  e incendio de instalaciones y vehículos policiales y el robo y destrucción de sus implementos que, hasta la fecha, no tienen  la apropiada acción de las autoridades nacionales y locales; esto es,  la  sanción ejemplar a los verdaderos responsables. Tenemos solamente la injusta  condena a un policía, forzada  por la alevosía de la turbamulta y el temor de quienes están obligados a imponer la justicia y el orden público.

¿Qué sucedió con el furibundo sujeto que se paseó con su camión por el parque Pedro Moncayo después de golpear  un agente de tránsito? Aquí nada ha pasado: la bestialidad sigue imperando y,  los agentes del orden,  condenados al peligroso juego del  gato y el ratón con terrible desventaja.

     

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La institucionalidad del pais

| Se debe defender la democracia ya que estamos viviendo una autentica anarquía por la falta de liderazgo de este gobierno, todo el pueblo ecuatoriano esperamos apoyar el sistema democrático e institucional del país.

EL karma del Ecuador

| El 17 de diciembre de 1830 el Libertador  Simón Bolívar cerró sus ojos para siempre y entró en el andarivel de la inmortalidad, al cual llegan los seres que han trascendido la historia  terrenal misma.

La encrucijada nacional

00:15 | | Los economistas se rompen la cabeza, mientras los aficionados ofrecen todo tipo de soluciones – unas creativas, otras trilladas; muchas populistas.

El Estado doblegado

00:10 | | Los ecuatorianos solemos avanzar cien pasos para luego retroceder noventa y nueve.

Ciegos

00:05 | | Los ilustradores otomanos que están a órdenes del sultán turco, en ‘Me llamo rojo’, de Orhan Pamuk, son activistas políticos, pues sus trazos, colores y formas preservan la tradición pictórica oriental y lo que dictan los preceptos religiosos de no hacer idolatría.