Las manos de mamá

JUL, 16, 2019 | - Por Germánico Solis

POR: Germánico Solis

Grandes y benditas son las manos de las madres, invocadas por los que aún las tienen y consagradas por los que las mantenemos en la eternidad. Toda labor realizada por las madres ha sido asemejada con el poder y gracia de Dios, pues no hay acto que divida aquella misión, hacer felices a cada uno de los hijos que estuvieron en su predestinado vientre.

Y son grandes y benditas las manos de las madres en toda época y en todo lugar de la tierra, no importa si son negras, indias, amarillas o blancas, si son plebeyas o aristocráticas, o si sus voces son hablantes de lenguas que no sea la española. La dulzura y guía de las manos de una madre cruzan lo celestial.

Basta recordar las manos de una madre lavando la cara de su hijo, peinándole el cabello luego de recortarle las uñas y asear los oídos antes que asista a la escuela. Cuánta bondad y ternura afirma al repartir en horas tempranas el desayuno, que siendo un jarro de café y un pan llenan el estómago y el alma.

Y la madre es una poetisa que compone las más bellas estrofas cuando lava la ropa sucia y grasienta por los excesos de los juegos o por los desgastes en los trabajos de los hijos. Mujer que crea obras poéticas aunque no las escriba. Cómo no recordar el dulce de higos hecho con amor durante una noche entera, los pristiños, la espumilla, la fragancia del dulce de leche o cuando avienta el trigo para luego de molerlo amasar el inigualable pan de casa.

Uno de los oficios más sensitivos de una madre es aquel de remendar la ropa averiada en codos, cuellos o rodillas. Inigualable ocupación la de bordar tapetes que cubrirán muebles, equipos o que serán destinados a la ornamentación de esos rincones que se hacen palacetes con el solo detalle de sus labores.

Qué delicadeza y habilidad de las manos de una madre cuando en el delirio de crear resguardo para sus hijos, alarga el día y la noche dedicándose a tejer, acomodo realizado con las pies cruzados, sentada en la silla heredada de la abuela y flotando en el ambiente una canción que remonta a fechas felices, junto a ella el gato que encorva la espalda y enreda la lana. Figura eternal la de la madre disfrutando de las ideales agujetas.

COMENTA CON EL AUTOR

www.lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Violencia y delincuencia

| Es un panorama desolador hablar de la violencia y delincuencia en nuestro país, con demasiada frecuencia se ve y se escucha la información de los medios de comunicación sobre femicidio.

Agua, ¡prioridad impostergable!

| Hay que reconocer, sin ambages, que la actual administración no recibió la información adecuada que era menester para emprender en sus propuestas a base a los recursos frescos de probable disposición inmediata.

En su conjunto, para evaluar con justicia

00:15 | | Esta semana una operación conjunta de la Policía ecuatoriana y la colombiana capturó una tonelada de explosivos en la frontera con Colombia.

El mito apocalíptico

00:10 | | Imaginemos que un viajero del tiempo o un extraterrestre llega al Ecuador de hoy y que antes de entrar en contacto con la realidad se dedica a escuchar las intervenciones públicas de políticos y personalidades.

Desafío tricolor

00:05 | | Wikipedia y sus fundaciones en Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, ha propuesto un reto en este agosto para editar y mejorar contenidos sobre historia y cultura.