La palabra rota

AGO, 23, 2019 | - Por Ramiro Ruiz R.

Por Ramiro Ruiz R.

¿Qué sentido tiene escribir sobre las razones, las causas evidentes y las ocultas que promueven la corrupción? Muchos editorialistas leen, investigan, analizan y escriben acerca de este “tema”, (no es “tema”, es un problema que está formando raíces en la vida diaria y en la mente del ciudadano común). Se ha gastado mucha tinta en los diarios, en revistas y libros.  Pero el resultado de la lucha contra corruptos y corruptores es todavía débil.

Pensar acerca de este problema nacional y universal y escribir cada semana, durante muchos años, tal vez desgaste a escritores y lectores. A lo mejor el oficio del periodista sea frustrante. En este tsunami de delitos la palabra no tiene respuesta ante la justicia, porque está enredada en la telaraña de leyes inservibles. Mientras los delincuentes siguen libres y nadie sabe dónde está protegido el dinero y ganando intereses.

La justicia tiene que caminar más ágil. Los días se terminan, mientras los raptores tienen la esperanza de que sus delitos se arrinconen en el olvido.

A pesar de los conflictos que desafían la fiscalía y los jueces, la justicia tiene que limpiar al país. Entonces los editoriales, las noticias y reportajes, tienen sentido, porque la palabra está resguardando la confianza y la honradez de las personas que trabajan y viven con dignidad.

La palabra nunca ha sido sumisa. Más bien se ha convertido en instrumento de rebeldía frente al “rostro blanco del poder”. Con la palabra se ha descubierto muchas tramas de corrupción. A pesar de innumerables intentos de ocultar la agresión y la infracción de la ley.

Sólo con la palabra se ha restaurado las verdades silenciadas por intereses políticos o económicos. Los nombres de periodistas y columnistas tienen en común la condición de mártires laicos que han entregado sus vidas por defender causas civiles y derechos humanos.

En el país se ha formado un universo donde tienen cabida la violencia machista que termina en femicidio, la trata de blancas, el atraco a los fondos del Estado, las leyes que han facilitado la rapiña, el fraude electoral y el trabajo ineficiente de la Asamblea Nacional, la perversidad de los cuatro actores de Participación Ciudadana, el escándalo de sobreprecios de obras que no sirven, y de muchos otros atracos, los conocimos antes y ahora gracias a la palabra.

Ninguna forma de poder, sea político, económico, empresarial, incluso familiar o callejero, ha podido doblegar a la palabra.    

Quizá la palabra no sirva para derrocar al tirano o al gobierno ineficiente de turno, pero tomar la palabra supone el primer paso para desenmascararlo.

COMENTA CON EL AUTOR

DIARIO LA HORA

Más Noticias De Opinión

El Consejo populista

| ¿Por qué el presidente de la Asamblea Nacional presentó la alternativa de una enmienda a la Constitución y quitarle algunas funciones al Consejo de Participación Ciudadana?

No temas

| Todos pasamos por situaciones complicadas, visitados por un miedo interior, todos en algún momento de la vida experimentamos temor y nos sentimos petrificados.

La Corte nos debe una

00:15 | | La Corte Constitucional de Ecuador negó dos solicitudes diferentes para que los proyectos mineros en el sur del país dependan de la aprobación ciudadana.

Nuestra ética desnuda

00:10 | | El lunes 16 de septiembre, Ecuador supo que los datos de más de 20 millones de sus ciudadanos, algunos ya fallecidos, han estado en manos de una empresa privada, en un servidor inseguro, ubicado en Miami. 

Dominio total

00:05 | | Los ciudadanos en la mayoría de países del mundo gozaban de relativa libertad y privacidad en sus vidas, el asunto cambió radicalmente con la aparición de la red de conexión mundial.