Violencias

AGO, 25, 2019 | 00:05 - Por Óscar Molina V.

Óscar Molina V.

E. había salido a tomar unas cervezas. A la medianoche pidió un taxi, se bajó cerca de su casa y, un rato después, perdió el conocimiento. A la mañana siguiente, E. —de 35 años, licenciado en Turismo— se despertó con una herida en la cabeza y un ardor al costado del cuerpo: le habían tatuado, con un alambre hirviente, la palabra GAY. Así, en mayúsculas. Así, para que no se le olvide. 

Este ataque, ocurrido en Salinas a mediados de julio, evidencia una vez más la trama de agresiones a las que aún sigue sometida la comunidad Lgbtiq+ en Ecuador. Y se parece, en varios aspectos, a otro de los casos recogidos en el libro ‘Violencia contra mujeres lesbianas y hombres gays en la Ciudad de Quito, 2008-2015’, del investigador y activista venezolano Rafael Garrido Álvarez. 

En el texto, lanzado en junio, se cuenta el abuso y la discriminación que Carlos Jarrín sufrió primero en una discoteca de Quito y, después, en la Defensoría del Pueblo. Era enero de 2015 y Carlos y su acompañante fueron desalojados de Attic Bar por haberse besado. Jarrín, indignado, decidió poner una denuncia. En la Defensoría, un abogado le preguntó: “¿Y cómo sé que usted es gay?(...)Verá que si esto no es cierto, usted puede ser susceptible de un juicio”. 

Nuestra palabra, nuestros derechos y nuestra existencia han sido y siguen siendo puestas en duda. Por la sociedad. Por sus prejuicios. Por las leyes y las instituciones. Antes del ataque violento, E. había ido a la Fiscalía de Santa Elena  a poner una denuncia por intimidación pero, a pesar de haber presentado capturas de pantalla y audios de sus agresores, no se lo permitieron porque vestía pantaloneta y porque su prima ya había hecho antes la denuncia. Le dijeron entonces que iban a llamarlo para declarar, pero nunca le pidieron sus datos. 

La violencia física con maltratos y violaciones correctivas. La violencia estructural mediante normas jurídicas. La violencia simbólica y normalizada, el heterosexismo y la moral religiosa son los lastres que Garrido Álvarez identifica y que aún permiten que la diversidad sea vista como una amenaza y no como lo que es: una oportunidad de mayores libertades para todos.

 
oscarmv25@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

oscarmolina02@hotmail.com

Más Noticias De Opinión

La ciudad donde Espejo amó

| “Declaro que no he sido casado en ningún tiempo y me he mantenido en estado de celibato hasta el día presente…”. 

El centro histórico de Ibarra entra a competir

| Para la Junta de Rescate Patrimonial que ha venido estudiando y analizando la materia durante tres años con mucho asesoramiento.

Objeciones que se revelan decisivas

00:15 | | Hay algo de indudable interés cívico: la discusión de las doctrinas y creencias más sólidamente establecidas.

La egolatría

00:10 | | Cuando los individuos se ubican primero, antes que la sociedad, cualquier regla o práctica social que limite la libertad de las personas puede ser cuestionada.

Refugiados climáticos

00:05 | | A despecho de los incrédulos o de aquellos que niegan la evidencia del Cambio Climático, que ha sido confirmado por los científicos más importantes del mundo.