En política: ¡la gente no perdona!

ABR, 25, 2018 | 03:00 - Por La Hora Diario

Patricio Valdivieso Espinosa

Los sentimientos y el tiempo en muchas ocasiones hacen olvidar los desagravios, abusos y engaños recibidos, pero en el escenario político, la gente no perdona; sin embargo, vale aclarar, en su mayoría no es por venganza, pero cuando debe castigar, castiga. En especial cuando se trata silenciosamente de reprender a sus autoridades, son las elecciones el momento propicio, para: decirles verdades sin broncas, ejercer sus reclamos sin insultos y disponer cambios sin dar marcha atrás.

Más allá de la contienda política seccional que se avecina en marzo de 2019, y de la adelantada decisión democrática a la que particularmente debemos acudir los próximos días los lojanos; será la gente común la que mayoritariamente con su pronunciamiento, nos permita en realidad medir: si es más la multitud que ejerciendo su poder democrático decide recuperar la dignidad, la tranquilidad y el respeto para los ciudadanos; o, si la paz social está por debajo de quienes buscan comodidad, limpieza y orden a la brava, irrespetando los derechos humanos de los más humildes.

La marcada diferencia que se viene evidenciando, entre los que pretenden parar los caudillismos coloniales; y, los que, por su bienestar personal, defienden los abusos del poder municipal, nos muestra el altísimo porcentaje de personas que guardan silencio para evitar ser perseguidos, multados o denigrados, pero nos asegura una sanción rotunda al abuso, de la que nadie se vuelve a parar. Con bastante lógica, se estima que el porcentaje sancionatorio será de alto nivel e incuestionable, más aún si se maneja la certeza de que: existirá poco derroche de recursos públicos; se perdió el miedo al autoritarismo; y, el voto es secreto e intransferible.

Como el voto es secreto, no caben las jugarretas amenazantes, ni la gente sentirá temor de que vuelva, porque el fin de las injusticias, de las arbitrariedades, de las ilegalidades ha llegado. Loja, ejemplo de libertad, humanismo y solidaridad, ha encontrado el camino y proyectará mejores días para la sociedad en su conjunto, y los dignatarios de los próximos períodos, jamás olvidarán que en su paso por la administración: deben llenarla de respeto y dignidad, luchar contra la corrupción interna y externa, pero, sobre todo, jamás sentirse caudillos de una noble ciudad; porque si lo hacen, también serán revocados, regresando a sus casas sin pena ni gloria. (O)

pavevaldivieso@hotmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Con prudencia y austeridad

00:15 | | Hay noticias que no deben crear falsas ilusiones.

Cuestión de método

00:10 | | En la guerra, el amor y la publicidad, todo se vale. Por eso, no es extraño que un conocido participante de un ‘reality show’...

La hegemonía de los intelectuales

00:05 | | A fines del siglo XIX se estabilizó un nuevo tipo de ser humano en Occidente, el del “intelectual”...

GALERIA DE VIDEOS