El goleador más longevo de la historia mundialista

JUN, 14, 2018 | 03:00

BAILE. Roger Milla roba la pelota del arquero colombiano René Higuita… y se va a bailar en el córner de la cancha. (Fotos: bongdaplus.vn y football365)
BAILE. Roger Milla roba la pelota del arquero colombiano René Higuita… y se va a bailar en el córner de la cancha. (Fotos: bongdaplus.vn y football365)
HAPPY END. Después de todo, el entrenador ruso Valery Nepomnyashchy terminó en los hombros de sus estrellas veteranos N´Kono y Roger Milla. (Foto: enunabaldosa.com)
GOL. En 1990 fue el último encuentro entre Brasil y Argentina a nivel de mundiales. Ganaron los argentinos con un gol de Caniggia. (Foto: Televisa Deportes)
OTRA VEZ. En Italia se repitió la final del mundial anterior. Esta vez ganaron los alemanes gracias a un penalti que provocó muchas dudas y debates. (Foto: sanluisdeelegantesport.com)

Un decreto presidencial aportó con el récord de Roger Milla, el mejor futbolista africano de todos los tiempos

“Todo es provisional –escribe Frederic Beigbeder en su famoso libro 13,99 euros–: el amor, el arte, el planeta Tierra, vosotros, yo”. Después del verano viene la lluvia, después del día empieza la noche, después del mejor mundial en la historia (México 1986) viene el turno del peor: Italia 1990.

Salvo la canción oficial interpretada por Gianna Nannini y Edoardo Bennato, el XIV campeonato del planeta disputado en la tierra de Miguel Ángel resultó una puñalada por la espalda para los estetas del fútbol. En general, dejó un mal sabor.

Los antecedentes sembraban expectativas e ilusiones. En este año se acabó la Guerra Fría, el mundo estaba de fiesta y el positivismo se posicionaba en la vida cotidiana. Además, el campeonato se jugaba en la cuña de la belleza artística y los equipos clasificados trajeron todo un desfile de virtuosos y estrellas de la primera línea como Maradona, Caniggia, Burruchaga (Argentina), Matthäus, Litbarski, Clinsmann (Alemania), Baggio, Mancini, Schillaci (Italia), Careca, Müller  (Brasil), Lineker (Inglaterra), Van Basten, Gullit, Koeman (Holanda), Medford (Costa Rica),Valderama, Rincón (Colombia), Scifo (Bélgica),  Prosinecki (Yugoslavia), Hagi, Lacatus (Rumania), por mencionar algunos pocos.

Sin embargo, nadie resultó capaz de salvar la situación. Fue un mundial para el olvido, gris de color, pobre de espectáculo y con el peor promedio de goles en la historia.

El caso Milla

Aquel año, Camerún se convirtió en el primer y único equipo que ganó un grupo mundialista con una diferencia de goles negativa. Pues, en el grupo B del torneo, los “Leones Indomables” superaron a Argentina (1:0) en el partido inaugural, luego vencieron a Rumania (2:1) y perdieron de la Unión Soviética por 0 a 4. De ese modo, obtuvieron 4 puntos (todavía se asignaban 2 puntos por cada victoria) y 3:5 de diferencia de goles, lo que les alcanzó para liderar al grupo y clasificar a la segunda ronda.

En los octavos de final, Camerún venció a Colombia con 2 a 1, no sin la ayuda del arquero cafetero René Higuita. Y luego, en los cuartos de final, los “Leones Indomables” protagonizaron quizá el mejor partido de todo el campeonato, perdiendo de Inglaterra con 2 a 3 en el tiempo extra. Vale resaltar que los ingleses empataron gracias a un penal de Lineker (2 a 2), marcado a solo 7 minutos del final del tiempo reglamentario. Y después obtuvieron la victoria otra vez del penal realizado por Lineker (minuto 105).

En fin, los cameruneses terminaron entre los ocho mejores del planeta y registraron la mejor participación de un equipo africano en mundiales. El gran mérito de este logro fue del delantero Roger Milla, quien metió 4 de los 7 goles realizados por equipo.

Lo curioso en su caso es que ya tenía 38 años y por esta razón fue descartado por el entrenador del equipo, el ruso Valery Nepomnyashchy. Sin embargo, Roger Milla había participado en el Mundial 1982 y era una leyenda en su país. Así que el presidente camerunés, Paul Biya, escribió un decreto para incluir al jugador en la lista para el mundial.

Sin más remedio, Nepomnyashchy tuvo que obedecer, pero jamás se lamentó por ello. Pues Milla marcó un doblete contra Rumania, otro contra Colombia y se convirtió en el goleador más longevo en la historia mundialista con sus 38 años y 29 días. Además, dio las dos asistencias para los goles contra Inglaterra. En otras palabras, Milla no fue involucrado solamente en el primer tanto de su equipo, realizado contra Argentina en el partido número uno del torneo. Y quizá no lo hizo, porque jugó apenas en los últimos 9 minutos de este encuentro.  

Gracias a Roger Milla, Camerún obtuvo su mejor clasificación mundialista: séptimo lugar, dejando atrás colosos futboleros como Brasil, Uruguay, España y Holanda.

El secreto del zoológico

Al llegar a la tierra italiana, la delegación de Camerún fue acomodada en un lujoso hotel de la ciudad sureña de Brindisi, elegido por las mismas autoridades de la federación africana. Sin embargo, varios jugadores enseguida pidieron cambio. Preferían un alojamiento más cerca del zoológico de tipo safari. Es decir, con animales sueltos. En la justificación de su pedido los jugadores subrayaron que junto a los leones se sentirán más cerca de su casa y de su tierra.

Los dirigentes aceptaron el cambio y ese mismo día todo el grupo hizo un paseo por el zoológico. Semana más tarde, los futbolistas agradecieron la compresión, venciendo al último campeón del mundo, Argentina, en la inauguración del mundial (1 a 0), aunque terminaron el partido con dos hombres menos (expulsiones de Biyik 61 y Massing 88) 

Y otra vez Milla

Curiosamente, cuatro años más tarde, en el mundial de Estados Unidos 1994, Roger Milla combatió su propio record de goleador más longevo de la historia. Entonces, repitiendo la receta de su colega, el nuevo entrenador de los “Leones Indomables”, el francés Henry Michel, convocó al veterano y él le agradeció con un gol.

El tanto fue realizado en el último parido del grupo contra Rusia. Con sus 42 años cumplidos, Milla marcó en el minuto 46. Sin embargo, su gol no sirvió para mucho, porque el elenco africano perdió 1 a 6 y quedó fuera de la competencia.

Aquel día se registró también otro record: el ruso Oleg Salenko se convirtió en el primer y único jugador que ha metido 5 goles en un partido del mundial.

Pero todo eso ocurrió en el campeonato de 1994 que es el escenario del próximo capítulo. Ahora nos queda añadir solamente que Roger Milla fue elegido como el mejor futbolista africano de todos los tiempos.             

Tome nota

Todo sobre los mundiales puedes encontrar en nuestro almanaque especial, Россия 2018, que ya está en tu kiosco.

Más Noticias De Deportes

‘Toreros’ acortan distancias con Liga

| Está a cuatro unidades de Liga de Quito, puntero. El próximo es Independiente del Valle.

Hamilton recupera el mando

| Victoria y liderato. El británico Lewis Hamilton (Mercedes) se benefició de un choque inicial del alemán Sebastian Vettel (Ferrari) para imponerse con comodidad.

GALERIA DE VIDEOS

       

COLUMNISTAS