En Capulí no quieren que ubiquen una antena para telecomunicación

NOV, 08, 2018 | 03:00

Medida. Los moradores salieron a la avenida para mostrar su descontento con dicha obra.

Aducen que esto podría afectar la salud, sobretodo de los niños. Municipio aduce que cuentan con permisos.

Durante por lo menos dos días moradores del barrio Capulí están ubicando unos carteles, en los que muestran su rechazo a un proyecto que consideran ya los está afectando, se trata de una antena para telecomunicaciones que se prevé instalar en una vivienda que está en la zona urbana.

Este sector se encuentra al sur de la ciudad, por la vía a Malacatos. Ellos aducen que habría presuntas irregularidades en la documentación que presentaron en el Municipio de Loja, como firmas de personas de supuestas personas que no habitan en el lugar, una socialización a la que no habrían sido invitados y más.

El presidente del barrio, Luis Ortega Pesantes, informó que desde agosto de 2017 han trabajado en la oposición a la colocación de dicha torre, “no estamos en contra, sino que más bien pedimos la reubicación”, refiere y dice que todos los del sector están en contra.

“La sorpresa es que ayer (martes) en horas de la mañana ya la empresa exhibiendo los permisos empezó los trabajos de limpieza y ahora de excavación”, cuenta y dice han acudido a distintas instituciones para que los ayuden y no han tenido mayores resultados.

Catalina Jaramillo, quien vive en el lugar 9 años, afirma que van a solicitar una acción de protección o un amparo constitucional, “las acciones que tomamos son apegadas a la Ley, por eso nos estamos haciendo asesorar”, recalca. Al final dice que tienen conocimiento cómo afecta la situación a la salud y que el lugar es un barrio ecológico por lo que quieren que continúe así.

Permisos

Gabriela Samaniego Morillo, jefa de Regulación y Control Urbano del Municipio de Loja, afirma que hicieron la revisión de la documentación y requisitos que estipula la ordenanza municipal, “este trámite llevaba algunos meses de aprobación ya que ya tenían todos los requisitos”, asevera.

Agrega que la colocación será en un terreno particular, más no municipal, y que están en su derecho ya que cuentan con todos los requisitos e incluso un estudio de impacto ambiental que lo otorga el Gobierno Provincial, mismo que está legalizado y la socialización que habrían hecho con los moradores. Todo eso estaría notariado.

Deja en claro que hay una ordenanza que avala la ubicación de las torres en las zonas urbanas, “se la puede colocar en el territorio urbano, siempre y cuando tenga la documentación respectiva”, afirma. (DVL)

EL DATO

Aunque se considera la torre como obra menor, los moradores dicen que no es así. En el lugar hay dos instituciones educativas. 

TOME NOTA

Pasado un año de la instalación se tiene que tomar todas las medidas de revisión de las consecuencias posibles que surgieron en ese tiempo.