Cultura y civilidad

ENE, 13, 2019 | 00:25 - Por MANUEL GARCA VERDECIA

Manuel García Verdecia

Después de la propia generación del ser humano, esto es, del individuo con inteligencia creativa, sentido de asociación y vida espiritual, fue la ciudad la más importante creación cultural de la especie humana. Con esta el hombre incorporó a la vida una segunda naturaleza, una surgida de sus más apremiantes y ansiadas necesidades. Esta no solo lo resguardaba de la intemperie y sus veleidades, sino que le permitía sumar sus fuerzas para contrarrestar las veleidades devastadoras de la otra.

La ciudad permitió que los seres humanos se asentaran y tuvieran tiempo para mirar a su alrededor y aprehender mejor cuanto los rodeaba e interaccionaba con ellos. Fue un sitio para estar pero también para irse y volver, de aquí el tráfago de información que posibilitó. De tal modo que posibilitó el intercambio de saberes y refinó habilidades e intereses. 

La ida en conjunto estimuló una acción más racional y consensuada, incentivó la cooperación, dio un contenido al ocio y diversificó el talento humano permitiendo la aparición de diversas artes y técnicas. Sin embargo lo más importante de todo es que desarrolló el sentido de la convivencia, es decir el respeto al otro. Ese respeto garantiza el funcionamiento correcto de la sociedad y el bienestar de los demás miembros de la comunidad.

La civilidad (cumplir con los  deberes de ciudadano y respetar las leyes) es el valor mayor para poder vivir unos junto a otros y compartir en paz y utilidad. Esto lo debemos rescatar y reforzar para que nuestras vidas ciudadanas sean más fecundas y felices. Tener presente que el otro existe y que también nosotros somos el otro. Solo en esa atmósfera de respeto y comprensión puede desarrollarse la vida civilizada.


manuel.odiseo@gmail.com

COMENTA CON EL AUTOR

manuel.odiseo@gmail.com

Más Noticias De Opinión

Dictadura en Venezuela

03:00 | | Santiago Armijos Valdivieso Pese a la condena de la comunidad democrática mundial, el indolente Nicolás Maduro se autoimpuso la banda de dictador  de Venezuela. Lo hizo sin remordimiento, propio de alguien que carece de sufi

Los jóvenes somos el presente, no el futuro

03:00 | | Andrés Ontaneda Existe un mito llevado de la frase: “Los jóvenes somos el futuro de la patria”. Al no tener indicios probados de su nacimiento etimológico, me niego pensar de estar manera. Desde la antropolog&i

Que la cárcel no sea una condena

00:15 | | ¿Qué debería ser la cárcel? ¿Debería ser la cueva donde ‘los malos’ se perfeccionan en el mal? ¿O debería ser el refugio donde los seres humanos que cometieron un error.

La corrupción

00:10 | | Es la acción o efecto de corromper o corromperse, entregar o aceptar dinero, regalos o canonjías de cualquier naturaleza para conseguir favores o beneficios personales.

Ya era hora

00:05 | | Nos referimos al voto de Ecuador en la OEA respecto del gobierno de Maduro, quien acaba de asumir para un nuevo período en la presidencia de Venezuela.