Cartas al Director...

FEB, 20, 2019 | 03:00

En busca de la felicidad

Pensar que el hombre siempre está en la búsqueda incesante de encontrar la felicidad, la paz, de romper las barreras de la naturaleza, de la creación de Dios. Si llueve  brota el padecimiento,  qué mala suerte. Si  resplandece el sol,  nace la angustia de ahogarse en la sed de saciar el egoísmo. Cosas inexplicables frente a la verdad, de vivir siempre en la penumbra,  del monólogo de preguntarse y responderse, sin saber cuál es el principio y el fin.

Nace la duda, qué camino a seguir, ocultando la sabiduría para caer en el fango de sus propios conceptos, la degradación de la palabra. Misterios del hombre,  de perder el faro de la vida, pero de buscar la felicidad por el camino de la obscuridad, apoyándose en falsos dioses, los que predicen el futuro que no existe,  para olvidarse de vivir el presente, el hoy.

Pasan los años, las sienes se van  poblando de canas, en respuesta que la vejez nos alcanza,  acompañada de la enfermedad. Se escucha el bullicio de las lamentaciones.  ¿Por qué yo? Empieza el descendimiento a encontrarse con uno mismo. ¿Quién soy yo?, la explosión de las ideas, el poder, en partículas que se las lleva el razonamiento vacío, que mintió, que la felicidad está en el egocentrismo, en la arrogancia del conocimiento efímero, naciente del laboratorio humano.

La tristeza más ahogadora es dejar que muera el Espíritu, en la lucha constante de encontrar la paz y la felicidad,  en los rincones del egoísmo, de la competencia de no saber llegar a  la meta, de llegar con la fatiga de un fracasado a pesar de haber ganado la competencia de la vida.  La ironía de la vida, que el dinero hace dinero, pero no compra  la felicidad, el descanso de amar frente a la adversidad. Cuando la verdadera felicidad ha estado ahí, frente a frente. Amar al prójimo. (O)

Nixon Maldonado Montaño

Nixonmaldonado_mail&yahoo.com.mx

Más Noticias De Cartas al Director

Cartas al director

| Así lo denunció Enrique Pita, vicepresidente del CNE, acusando a correístas y socialcristianos de apoderarse del organismo.