Profesión política

ABR, 23, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Santiago Pérez Samaniego

Los últimos acontecimientos relacionados con altos funcionarios o figuras de la política latinoamericana son preocupantes. La corrupción, procesos judiciales, escapes al extranjero, la cárcel o la muerte han marcado en los últimos días el panorama político regional. En pleno siglo XXI,  podemos sin miedo catalogar como homogénea a la clase política del continente por el alto grado de populismo y demagogia en su discurso y propuesta. Existen coincidencias que asustan y que no necesariamente están relacionadas a su corriente de pensamiento, sino a figuras personalistas que se han mostrado como soluciones electorales o en las esferas más altas en la toma de decisiones.

Sin embargo,  el problema va más allá, existe un fenómeno que muestra una evolución negativa de la política, como es la profesionalización de la misma, es decir, la política ha pasado a considerarse crecientemente como una forma de vida. Según Uriarte, esto se traduce en un aumento en el número de personas que realizan desde el inicio una carrera exclusivamente política y que incrementa el número de años en la profesión del conjunto de políticos, y que aumenta también el número de personas que viven de ella. Asimismo, en base a la necesidad de conocimientos especializados en todos los ámbitos, y debido a la composición de la clase política y a la racionalización de los métodos de trabajo y organización de la dinámica interna de los partidos, se han creado gran cantidad de ocupaciones alrededor de la política.

Otra distinción importante, es que el profesional de la política contemporáneo no es necesariamente un experto o un verdadero profesional en el campo, ya que muchas veces no posee las competencias especializadas requeridas para desempeñarse en forma comprometida con la dirección de la sociedad. Es así,  que algunos gobernantes a simple vista pueden aparentar vocación pero resulta que no son personas idóneas en materia resolutiva para la toma de decisiones en los gobiernos o esferas de poder.

El ejercicio de la política requiere restaurar valores básicos de convivencia humana: ética, tolerancia, pasión por el servicio y honestidad. A ello, se debe sumar, la preparación suficiente y necesaria, para hacer del servicio público eso: un servicio y no un auto beneficio exclusivamente. (O)

Twitter: @santiagojperezs

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

La incertidumbre de la inseguridad

03:00 | | Pablo Vivanco Ordóñez Hay una escalada de los índices de violencia que no puede pasar inadvertida. Todos los días cobra víctimas dentro y fuera del espacio doméstico, dentro y fuera de lo que pensamos

Prioridad

03:00 | | Jaime A. Guzmán R.  La delincuencia en todas sus formas (circunstanciales, instrumentales y expresivas) cualquiera que sea su origen, tarde o temprano genera gravísimos problemas a una sociedad. Miles de personas en todo en

A reconstruir el Banco Central

00:15 | | Nadie cuestiona los pasos que se dan para que el Banco Central del Ecuador vuelva a depender del poder Ejecutivo. Menos aún de la voluntad omnímoda de quien, a un tiempo, encabece el gobierno y pretenda establecer un sistema político de un partido único.

Volvió la buena Alcaldía a la capital

00:10 | | El trabajo de bajo perfil, pero contundente, que está haciendo el Alcalde de Quito, es muy loable. A los pocos meses de haber asumido la Alcaldía ha empezado a trabajar con humildad pero, sobre todo.

La cultura

00:05 | | Hace 75 años, el maestro Benjamín Carrión, en su inmenso quehacer cultural, obtuvo de Velasco Ibarra el decreto que creó la Casa de la Cultura Ecuatoriana porque sabía.