El epitafio

JUN, 16, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Adolfo Coronel Illescas

Cuando nos preparamos para hacerle el coro a la canción que más le gusta a “nuestro presidente”, el tango “Cuesta abajo” y en rodadera, “ahorita mismo” se dan cuenta que el Instituto Nacional de Investigaciones Gerontológicas (Iniger), que debió seguir funcionando en Vilcabamba podría desaparecer, cuando la verdad es que desapareció hace “fuuu”, por obra y gracia de la “Revolución Ciudadana” que dejó solo la “bóveda” para que su panteonero, el MIES, la ocupe en menesteres eventuales hasta definir su defunción. Que ahora intentan desaparecer al difunto en el nuevo Código de Salud, significaría que le colocarán el epitafio a un proyecto de singularización mundial, y, para que los malos olores no sigan narcotizando conciencias de gobiernos, asambleístas y autoridades, que todos en su oportunidad le echaron un puñado de tierra, al dejarlo morir sin reaccionar, protestar o reclamar. La suerte de Loja ha sido y es esa.

Presumo que soy uno de los pocos que ha comentado y defendido en la prensa al Iniger. En enero del 2015 decía que sólo le faltaba un “verde” epitafio para consagrar su defunción, porque los “revolucionarios” no supieron administrarlo, los poseedores tampoco. Y con serena dignidad reclamaba “si nos dan, no nos quiten”. En esa misma fecha “La Hora” recordaba que las instalaciones continúan cerradas, dejando sin uso una moderna infraestructura donde se invirtieron cerca de dos millones de dólares. Da la impresión de que allá también llegó el “Arroz Verde”.

Transcurridos 4 años del entierro de tan ambicioso y recomendado proyecto, un Asambleísta por Loja (al menos 1 de los 4) aspira impedir el epitafio. La opción, resucitar un muerto como lo hizo el Nazareno hace dos mil años con una sesuda orden: “Lázaro, levántate y anda”. Una esperanza que de concretarse debería ser integral para que cumpla los objetivos de su creación: procurar, mediante investigaciones gerontológicas, científicas y técnicas, el mejoramiento de la calidad de vida de la población envejecida y envejeciente del Ecuador y del mundo.

Reactivar el Instituto Nacional de Investigaciones Gerontológicas (Iniger) en Vilcabamba, serviría además para patear la conciencia de las autoridades para que no se queden dormidas otra vez. (O)

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

¿Trabajo por pasión o por dinero?

03:00 | | Andrés Ontaneda V. Días atrás compartí con un grupo de adolescentes una conferencia de emprendimiento, y uno de los estudiantes preguntó: ¿Trabajar o emprender es fácil? Mi silencio enmud

Escenario político

03:00 | | Santiago Armijos Valdivieso Luego de algo más de dos años de ejercicio del poder, el gobierno de Lenín Moreno experimenta un importante desgaste político a pesar de haber impulsado y alcanzado temas trascendentales

Vergüenza nacional con sede en Londres

00:15 | | Alguien pudo haber pensado alguna vez que era loable dar asilo al hacker Julian Assange, si es que realmente su vida corría peligro.

¿Salimos de la pobreza?

00:10 | | Según el último informe presentado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), en Ecuador, la pobreza se ubicó en el 23,2% en diciembre de 2018; 1,7 puntos más que en el 2017. 

Las pérdidas

00:05 | | “Hay golpes en la vida, tan fuertes..¡ Yo no sé!  Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma…”. Así nos dice el poeta peruano César Vallejo en su poema ‘Los Heraldos Negros’.