Historia de invierno

JUN, 16, 2019 | 03:00 - Por La Hora Diario

Gabriel U. García T.

Loja, a finales de noviembre, tiene un clima especial. Estamos en las goteras del invierno. El calor suele ser fuerte. Por la tarde se desatan grandes aguaceros.

Así debió ser en 1866 cuando Eloy Alfaro planeó una irrupción armada contra el gobierno centrista de José María Plácido y Caamaño. En efecto, el Viejo Luchador ordenó al general Luis Vargas Torres, iniciar actividades bélicas en la provincia de Loja mientras él saldría desde Lima a bordo de “El Vilcanota” para encabezar la insurrección en la costa.

Las primeras escaramuzas se dan en Celica, donde los liberales son derrotados. Sin embargo, Vargas Torres avanza y anuncia sus acciones, el 28 de noviembre, desde la Casa Municipal de Catacocha.

El primero de diciembre, conociendo que las fuerzas conservadoras se reorganizaban, merodea por la campiña lojana. En la madrugada lanza un ataque rápido y, al mando de trescientos hombres, toma nuestra ciudad.

Por su parte, Alfaro nunca pudo hacerse del barco e iniciar las actividades en el litoral.

El coronel conservador, Antonio Vega, conociendo esto, se decide a recuperar Loja. El 7 de diciembre, vísperas del aniversario de nuestra fundación, se produce el combate que se prolongaría por más de cinco horas. Los liberales se atrincheran en la torre de la Iglesia de San Francisco y establecen una barricada de defensa en la Sala Capitular de la Catedral.

Al final, el coronel Vega captura a Vargas Torres y lo envía a Cuenca, donde fue fusilado el 20 de marzo de 1887. El Parque Calderón tiene un pequeño monumento como testigo de este terrible hecho.

En Loja no tenemos nada que recuerde este hito de la historia ecuatoriana. En San Francisco o en el Parque Central no hay, ni siquiera, una placa. Parece que no queremos tener memoria histórica.

Tampoco se enseña en nuestras escuelas. El currículo, administrado desde la Capital, borró, de los textos escolares, los episodios históricos particulares de cada provincia del Ecuador. Solo se enseña lo que, desde la perspectiva de algún funcionario del Ministerio, es importante para los niños. En fin, es un mal del centralismo. (O)

@gulpiano1

COMENTA CON EL AUTOR

info@lahora.com.ec

Más Noticias De Opinión

Detrás de la victoria

03:00 | | Giovanni Carrión Cevallos Al finalizar los Juegos Panamericanos 2019, los Estados Unidos, Brasil y México se ubicaron, respectivamente, en las tres primeras posiciones del tablero, al conseguir el mayor número de preseas.

El terrorismo nos afecta a todos

00:20 | | Seis bombas han estallado en la Universidad de Guayaquil. Solo se registran pérdidas materiales, pero se ha sembrado el terror entre sus estudiantes, profesores, funcionarios y trabajadores en general.

Posturas irracionales

00:15 | | Hace pocas semanas una noticia tuvo una pequeña repercusión en los medios y en las redes sociales: grupitos de personas habían acudido a algunas curias episcopales católicas para expresar su deseo de apostatar de la fe.

Oportunidades para periodistas…

00:10 | | Uno de los refranes populares que ha rondado mi cabeza en los últimos tiempos es aquel que dice: “en casa de herrero cuchillo de palo”.

Música para oír y ver

00:05 | | Hace poco escribí sobre no detenernos ni  paralizarnos en los sueños educativos, invoqué mayor presencia de la enseñanza  musical en escuelas y colegios,  identificándome.